Comunidad lucha denuncia construcción tóxica adyacente a escuela

Constructor dice que han cumplido con las normas y están trabajando con la comunidad para beneficio de todos

Comunidad lucha denuncia construcción tóxica adyacente a escuela
Fotografía suministrada por Olu Orange, padre de familia y abogado que representa a los padres de la escuela. (Aurelia Ventura/La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Maestros, padres de familia y estudiantes de la escuela Palms Elementary en el oeste de Los Ángeles están preocupados por la construcción de un complejo de apartamentos adyacente al campus escolar.

Según ellos, los químicos toxicos que caerán al patio y el excesivo ruido que afectará a los estudiantes – especialmente a aquellos con amplificadores auditivos – son sus principales preocupaciones.

Carmelita Cortez, cuya hija cursa el cuarto grado en la primaria y ha estado en la misma escuela desde el kínder, dijo que el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) ha puesto el dinero por encima de la salud de los niños.

“El dinero no lo es todo, se pueden comprar cosas materiales pero no la salud. Nuestros hijos son muy importantes”, dijo Cortez, asegurando que la escuela sirve a una mayoría de estudiantes de minorías “El aire va a perjudicar a los niños porque va a estar contaminado, el ruido que se supone que va a ser por dos años, con eso los niños no se van a poder concentrar”.

Carmelita Cortez con su hija junto a la cerca que divide el partio del jardín de niños y la construcción de un edificio de apartamentos de 73 pies de altura. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Cortez, al igual que otros padres, dijo estar muy decepcionada ya que sus representantes escolares y de gobierno los han dejado fuera de la conversación “como si no tuviéramos derechos”, aseveró.

La construcción

Documentos demuestran que desde finales del 2017 se comenzó la limpieza y fundación para crear el complejo habitacional de 73 unidades en un lote adyacente a la escuela localizada en el 3520 de la Avenida Motor. Desde ese entonces, estudiantes y maestros han estado involucrados en litigios estatales y federales pidiendo a los tribunales que los protejan de la Ciudad de Los Ángeles, y el desarrollador Hiro Kobayashi, quien supuestamente esta decidido a construir sin importar que solo una barda dividirá la construcción del plantel.

El urbanista se ha comprometido a “donar” medio $500,000 dólares a la escuela, pero solamente si avanza la construcción.

El proyecto fue impulsado a través del Departamento de Planificación de la Ciudad sin revisión ambiental, sin evaluación de riesgos de salud, sin aviso a los padres, y sin protecciones obligatorias para los niños y maestros de la escuela, aseveran los agraviados.

“La cuidad dio una exención a los desarrolladores de hacer exámenes y análisis, pero nosotros contratamos un experto quien dice que si un proyecto así se realiza puede incrementar los riesgos de cáncer hasta 29 veces más del limite legal en California”, dijo Olu Orange, padre de familia y abogado de los demandantes. “Apoyamos la construcción de vivienda asequible, pero no a expensas de la salud de nuestros niños”.

Alex Caputo Pearl, presidente del Sindicato de Maestros de Los Ángeles (UTLA), expresó su apoyo a sus miembros y confirmó que el proyecto presenta un grave riesgo para la salud de sus miembros que trabajan en la escuela y sus estudiantes.

“[Existe] la profunda preocupación de que una de las primeras cosas que el Distrito haya hecho después de contratar a (Austin) Beutner como Superintendente es aceptar un soborno disfrazado de un desarrollador para pasar por alto los graves impactos negativos que este desarrollo podría tener en la salud y la educación de los estudiantes”.

Padres de familia y sus hijos están preocupados por el ruido y lo que llaman “tóxicos” que podrían emanar de la construcción. (Aurelia Ventura/La Opinion)

En una carta con fecha del 11 de mayo dirigida al concejal Paul Koretz ,funcionarios del LAUSD recalcan la posible donación de medio millón de dólares, siempre y cuando el proyecto avance.

Por medio de un comunicado, una portavoz del urbanista Hiro Kobayashi dijo que el proyecto traerá una “inversión significante” a la comunidad, incluyendo la tan necesaria vivienda asequible.

“Mediante el proceso hemos trabajado con [LAUSD] y terceras partes en una serie de problemas técnicos que han revelado que la localidad, incluyendo el suelo, es seguro y los niveles de ruido no exceden los limites establecidos por el South Coast AQMD para usos sensibles”, explicó en el comunicado Shannon Murphy, portavoz de Kobayashi. “Estamos comprometidos a trabajar con nuestra comunidad vecina para asegurarnos que la excavación no ocurra cuando hay sesiones de clases”.