Padres con hijos en brazos llegan al ICE a exigir la reunificación de familias

Buscaban reunirse con algún funcionario de alto nivel pero no lo consiguen

Padres con hijos en brazos llegan al ICE a exigir la reunificación de familias
07/03/18 / LOS ANGELES/ A handful of children protest, in front of the Los Angeles federal building, the separation of immigrant children from their parents. (Aurelia Ventura/La Opinion)Ê
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Padres y madres de diferentes razas acompañados de sus hijos no solo protestaron frente al edificio del Servicio de Migración y Control de Aduanas (ICE) en el centro de Los Ángeles sino que se plantaron en las puertas de sus oficinas para exigirles que paren de separar familias.

“Estamos aquí con mi nena de dos meses y mi hijo de dos años para decir alto a las separaciones de familias. Mi propia familia viene de China y sabemos que somos una nación de inmigrantes y no es justo lo que está haciendo este gobierno”, dijo Sofia Cheng, una de las madres manifestantes.

“Yo creo que en toda la nación hay personas que creemos que no está bien lo que está haciendo este gobierno y somos parte de la resistencia”, indicó.

La protesta se caracterizó por la presencia de muchos niños. Algunos de ellos leyeron cartas con los testimonios de menores que han sido separados de sus padres.

Sofia Cheng y Stephanie Ritoper con sus hijos participaron en la protesta contra ICE por la separación de familias. (Araceli Martínez/La Opinión).

Cartas de madres

Algunas madres dieron lectura a las desesperadas cartas de las progenitoras que fueron separadas de sus hijos.

“Mi nombre es Yasmín y soy la madre de dos niñas que se llevaron de mi lado. Entré al país el 22 de mayo. Fui separada de mis hijas de 13 años y 12 años el 23 de mayo. Me las quitaron cuando estaba en la hielera, y me dijeron que era solo por un periodo corto, y que después se reunirían ellas conmigo, pero no fue verdad.

“Entonces me transfirieron a McAllen, a la perrera como ellos le llaman. Ahí estuve por siete días sin bañarme y lavarme los dientes. Ahí comí pan con un pedazo de carne fría procesada y un jugo por cada comida.

“Estuve rodeada por muchas madres que lloraban por sus hijos. Muchas de ellas se desmayaron cuando escucharon que nos deportarían sin nuestros hijos y que ellos se quedarían aquí.

“Había muchas madres en cada celda que se desmayaban una y otra vez. Los guardias solo se reían. Una mujer tuvo una convulsión en una de las celdas y se la llevaron al hospital. Tres días después la regresaron a la perrera.

“Nosotros fuimos a la corte a ver si el juez nos declaraba culpables. El dijo que no nos iba a castigar y era nuestro derecho reunirnos con nuestros hijos. Pero cuando nos llevaron para la audiencia, nos esposaron de pies y manos como criminales”, dice.

Después de 14 días de estar separada de sus hijas, pudo hablar con ellas. “Me preguntaron cuando iba a salir para estar con ellas, y me dijeron que me extrañaban mucho”.

Durante varias horas, madres con sus hijos hicieron una protesta afuera del ICE, preocupados y molestos por la separación de padres e hijos. (Araceli Martínez/La Opinión).

Jazmín lleva detenida más de un mes sin ver a sus hijas.

Los padres, muchos de ellos con bebés en brazos, subieron hasta el sexto piso del Edificio Federal en el centro de la ciudad donde se encuentran las oficinas de ICE. Intentaron hablar con el director de campo de ICE, David Marín, pero les informaron que no estaba en las oficinas.

Permanecieron en el pasillo de la oficina, cantando, leyendo testimonios y exigiendo la reunificación de las familias.

“Vine hoy porque esto es súper importante. Estamos aquí con nuestros hijos porque es muy injusta la separación. Yo tengo una niña de dos años que si se separa de mi diez minutos empieza a quejarse. No sé cómo sería para un niño separarlo de su papá o mamá más de un mes”, dijo Stephanie Ritoper, una madre que se unió a la protesta.

“Les digo a las autoridades de ICE que paren ahora mismo de separar a los padres de sus hijos. Las familias deben estar juntas. Es algo que tiene que ver con los derechos humanos, algo básico”, destacó.

Ben Gipson acudió con sus dos hijos de 6 y 4 años. “Las imágenes de las familias separadas son muy desgarradoras. Yo trabajo con familias que huyen de sus países. Mi esposa huyó de la Guerra de Vietnam. Mi familia huyó también. Separar a los padres e hijos y no dejar a las familias que vienen aquí en busca de un lugar seguro, es de no creer. Quiero que mis hijos vean que estamos haciendo todo lo posible por demostrar que no estamos de acuerdo con esas políticas”, señaló.

Durante la protesta de padres e hijos afuera de las oficinas de ICE, se leyeron testimonios de progenitores detenidos. (Araceli Martínez/La Opinión).

“Si tuviera frente a mi a los funcionarios de ICE, les dirían que son una vergüenza por olvidar de dónde vienen ellos mismos y sus familias. Todos los que estamos aquí llegamos en busca de seguridad, libertad y por la oportunidad de hacer una mejor vida para la familia. Debíamos premiar eso, no echar a la gente de regreso”, agregó el angustiado padre de familia.

Conmovida hasta las lágrimas, Shruti Garg, una inmigrante hindú, casada con un inmigrante mexicano con quien tiene un bebé de nueve meses, dijo que su hijo Olin estuvo enfermo el fin de semana. “No puede imaginar lo que sería no poder abrazarlo y protegerlo. No sé cuáles son los valores ni los principios morales que tiene la administración federal, pero nadie debería experimentar la separación”, indicó.

Alicia Casaus, otra madre confesó sentirse preocupada por la detención de menores. “Queremos ser las voces de los padres que no pueden tenerla ahora”, enfatizó.

Frente al edificio de ICE en Los Ángeles, varios niños se manifestaron contra la política de cero tolerancia que separa a los niños de sus padres que vienen al país en busca de refugio político. (Aurelia Ventura/La Opinión).

Y consideró la separación de familias como una política muy cruel e inhumana. “Vengo aquí como una aliada de esas familias porque si a mi me quitaran a mi hija de un año y medio, sería lo peor que me pudiera pasar, pero me gustaría tener gente aliada que me apoyara y hablara por mi”, enfatizó.

Agregó que como padres están muy afectados por lo que está pasando. “No podemos dejar las cosas así, sin hacer nada”.