Por qué Rusia 2018 marca el comienzo de una nueva era en el fútbol

Es un Mundial muy revolucionario así varios analistas piensen lo contrario
Por qué Rusia 2018 marca el comienzo de una nueva era en el fútbol
De Bruyne, Pogba y Mbappé, los nuevos ídolos. EFE
Foto: EFE

Cada Mundial de fútbol tiene un legado y Rusia 2018 no será la excepción así técnicos como Gerardo “Tata” Martino y analistas de TV insistan que es una Copa del Mundo “sin mucho fútbol”.

Es mucho lo que ha pasado en este Mundial y en realidad marca el final de una era. Aquí algunos de los hechos que nos deja Rusia 2018 y que marcarán la pauta en la próxima década.

El fin del Tiki-Taka

El fútbol directo se impuso al de posesión que dominó al fútbol desde que España fue campeón en 2010 y que puso a Pep Guardiola en el Olimpo de técnicos revolucionarios. España y Alemania, exponentes de ese estilo y los últimos campeones, se fueron sin pena ni gloria. Equipos como Inglaterra, Francia, Bélgica, Croacia y Suecia se destacaron con un fútbol directo, de pocos toques.

Defensas goleadores

Los saque de esquina y cobros de tiro libre desde los costados han sido fundamentales para conseguir victorias. Se han visto varias estrategias para llegar al gol con remates de cabeza en donde los defensas cumplen una labor vital.  Algunos técnicos hablaron de estudiar la NBA y la NFL para ese tipo de jugadas. El nuevo “falso 9” es el gigante que aparece como un tren el área en cada centro.

El VAR

Se habló mucho del VAR como un elemento que atentaba contra la esencia del fútbol, pero el recurso tecnológico para apoyar el arbitraje pasó la prueba. Pocas dudas en los penaltis sancionados y en los goles anulados cuando se necesito la verificación con el video. Lo que sigue cuestionado es el criterio de los árbitros, el elemento humano que siempre ha acompañado al fútbol.

Los europeos también son pícaros

Se acabó eso de la magia y picardía de los latinoamericanos contra la fuerza y disciplina de los europeos. La influencia de los inmigrantes en las selecciones de Europa es notable. Ahora aparecen jugadores con el mismo o mayor talento que los sudamericanos. Los europeos sacan ventaja en el fútbol globalizado.

Adiós al culto de Messi y CR7

Lionel Messi jugó el Mundial con 32 años, y Cristiano Ronaldo con casi 34. Se puede pensar que jugaron su última Copa del Mundo. CR7 tuvo cuatro goles, pero poco pudo hacer para llevar a Portugal a lo más alto. Lo de Messi y Argentina ya está dicho. En Rusia aparecieron Kylian Mbappé, Paul Pogba, Kevin De Bruyne, Eden Hazard, Dele Alli, Harry Kane, “Chucky” Lozano y hasta el mismo Neymar. Hay nuevos ídolos.

Pocos grandes

Otra consecuencia del fútbol globalizado. Equipos como Bélgica y el finalista Croacia demostraron estar al nivel de los grandes de la historia. Sus jugadores juegan en los mejores equipos del mundo y se nota. También hubo buenas actuaciones de Suecia y Japón. Aquí también cabe el triunfo de México sobre Alemania, el empate de Colombia con Inglaterra y los buenos partidos de Perú.

Alrededor de la web