Presentan cargos contra doce agentes rusos por “hackeo” del Comité Nacional Demócrata

La presentación de cargos, de los que fue informado Trump, se efectuó hoy porque las autoridades consideraron que había "suficientes pruebas" sobre las actividades ilegales
Presentan cargos contra doce agentes rusos por “hackeo” del Comité Nacional Demócrata
Mueller presenta cargos contra doce agentes rusos por "hackeo"
Foto: Getty Images

WASHINGTON– El subfiscal general, Rod Rosenstein, anunció este viernes que un jurado de investigación ha presentado cargos contra doce agentes de inteligencia rusos por el “hackeo” de los correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata (DNC) y la campaña presidencial de Hillary Clinton, con la intención de sabotear las elecciones presidenciales de 2016.

Los cargos criminales fueron presentados esta mañana por recomendación del fiscal especial, Robert Mueller, que encabeza la investigación sobre la “trama rusa”, y son los primeros que directamente acusan al gobierno de Moscú con tratar de interferir en los comicios de 2016.  Rusia siempre ha negado cualquier implicación en el escándalo.

Durante una rueda de prensa, Rosenstein dijo que los acusados intentaron ocultar el robo de documentos y sus operaciones cibernéticas ilegales contra el DNC y la campaña de Clinton, además de su conexión con Rusia, recurriendo a una red de computadoras en todo el mundo usando “cripto-monedas”.

Los acusados “vigilaron de forma encubierta las computadoras, implantaron centenares de archivos que contenían código infectado, y robaron correos electrónicos y otros documentos”, precisó Rosenstein.

El anuncio se produjo en víspera de que el presidente Donald Trump sostenga el lunes próximo una reunión “cumbre” con el presidente ruso, Vladimir Putin, en Helsinki, capital de Finlandia.

Trump ha lanzado ataques contra Mueller y la investigación de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), calificándola como una “cacería de brujas”, y jamás ha aceptado el consenso de la comunidad de inteligencia de que sí  hubo interferencia de Rusia en los comicios.

Desde Inglaterra, Trump dijo hoy a los periodistas que, durante su encuentro con Putin, “absolutamente” abordará el tema y le pedirá que Rusia no interfiera en los comicios legislativos del próximo 6 de noviembre.

Los once cargos criminales descritos a lo largo de 29 páginas incluyen conspiración, lavado de dinero por más de $95,000, e intentos de infiltrar agencias gubernamentales, juntas electorales estatales, y oficinas de los secretarios de Estado en cada estado.

Once de los 12 acusados -todos miembros de una unidad de inteligencia militar conocida como “GRU”- afrontan cargos relacionados con el “hackeo” de computadoras, robo y difusión de documentos, como un esfuerzo por interferir en la elección de 2016.

Rosenstein precisó que la presentación de cargos no significa que haya pruebas de que ese “hackeo” haya alterado los resultados de los comicios, que coronaron a Donald Trump como 45 presidente de EEUU.

“Las elecciones libres y justas son contenciosas y siempre conllevan mucho esfuerzo, y siempre habrá adversarios que intentan agravar las diferencias domésticas y tratan de confundir, dividir y conquistarnos. Mientras estemos unidos en nuestro compromiso con los valores compartidos consagrados en la Constitución, ellos no tendrán éxito”, dijo Rosenstein posteriormente en un comunicado.

La presentación de cargos, de los que fue informado Trump, se efectuó hoy porque las autoridades consideraron que había “suficientes pruebas” sobre las actividades ilegales para presentarlas ante un jurado de investigación, dijo el funcionario.

Al parecer, las operaciones cibernéticas contra los demócratas comenzó el 19 de marzo de 2016, cuando Trump aún no había asegurado la nominación presidencial del Partido Republicano.

Los acusados recurrieron a tácticas fraudulentas para detectar las especificaciones y puntos débiles de las redes de computadoras del DNC y del Comité de Campañas Demócratas del Congreso (DCCC).  En una ocasión, hicieron búsqueda de documentos que mencionaran específicamente a Clinton, Trump, el senador republicano por Texas, Ted Cruz, y el ataque contra la ciudad libia de Bengasi en 2012, según la acusación.

Los documentos robados fueron difundidos en internet bajo entidades como “DCLeaks” y “Guccifer 2.0” y, según fuentes allegadas a la investigación, también la organización “WikiLeaks” de Julian Assange.

La acusación identificó a los siguientes individuos como oficiales de Inteligencia de Rusia:  Viktor Borisovich Netyksho; Boris Alekseyevich Antonov; Dmitriy Sergeyevich Badin; Ivan Sergeyevich Yermakov; Aleksey Viktorovich Lukashev; Sergey Aleksandrovich Morgachev; Nikolay Yuryevich Kozachek; Pavel Vyacheslavovich Yershov; Artem Andreyevich Malyshev; Aleksandr Vladimirovich Osadchuk; Aleksey Aleksandrovich Potemkin, y Anatoliy Sergeyevich Kovalev.

Hasta la fecha, la investigación de Mueller, iniciada en mayo de 2017, ha producido más de 100 cargos criminales contra 32 individuos y tres corporaciones. Previamente, Mueller presentó cargos contra 14 rusos y tres exasesores de Trump, incluyendo su  exdirector de campaña, Paul Manafort.

El abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, afirmó hoy, sin ofrecer pruebas, de que “no hay estadounidenses implicados” en este escándalo y que es hora de que Mueller termine de una vez su persecución de Trump y diga que él es “completamente inocente”.

Demócratas en alerta 

El presidente del DNC, Tom Pérez, dijo que los cargos “dejan en claro cuán vasta fue esta operación, añadiendo detalles como la intrusión de los oficiales de inteligencia rusos en la página web de una junta electoral estatal, y el robo de información relacionada con aproximadamente 500,000 votantes”.

“Esto no es una cacería de brujas y desde luego no es una broma, como Donald Trump ha argumentado desesperada e incorrectamente en el pasado. Ya es hora de que él y sus aliados en el Partido Republicano dejen de ignorar esta urgente amenaza a nuestra seguridad nacional”, enfatizó Pérez. 

Los esfuerzos de Trump y sus aliados republicanos por desacreditar los hechos destapados hasta ahora “solo envalentonan a la Rusia de Putin, e invitan más ataques en nuestro país”, advirtió.

La líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que los rusos “lanzaron una operación masiva y concertada para interferir en nuestras elecciones, y lo harán de nuevo en el otoño”, por lo que Trump debe exigir y lograr un acuerdo con Putin de que los rusos cesarán sus ataques contra la democracia en EEUU. 

“Se necesita una acción firme e inmediata para resguardar nuestros sistemas de elecciones estatales, pero los republicanos están perdiendo el tiempo del país con una farsa de audiencias mientras se niegan a proveer un centavo más para proteger nuestras elecciones”, se quejó Pelosi.

Clinton, quien perdió en el Colegio Electoral pero ganó el voto popular en 2016, aún no ha reaccionado al anuncio de Rosenstein.

En entrevista con este diario, Theresa Payton, jefa de Información de la Casa Blanca durante la presidencia de George W. Bush y experta en ciberseguridad, dijo que esta acusación “será una de las mayores contribuciones de Mueller a la historia, porque está revelando cómo Vladimir Putin subvirtió el proceso democrático… algo sin precedente en este país”.

“Nadie está diciendo que hubo hackeo de las urnas, pero claramente hubo una subversión y no cabe duda de que los más altos niveles del gobierno ruso aprovecharon nuestras vulnerabilidades para tratar de subvertir el proceso electoral”, advirtió Payton, principal ejecutiva de la empresa consultora de ciberseguridad Fortalice Solutions.

El grupo “Protect Democracy” presentó anoche una demanda civil en un tribunal federal que refleja buena parte de los argumentos contra los doce agentes rusos, en la que además alega que individuos en la campaña presidencial de Trump conspiraron con esos agentes para la difusión de documentos robados.

Su director ejecutivo, Ian Bassin, señaló que esta operación cibernética no solo violó las leyes criminales de EEUU sino que perjudicó a estadounidenses al revelar su información privada y “merecen justicia”.