Niegan fianza a inmigrante indocumentado en San Francisco, conductor de Lyft acusado de violación

Las supuestas acciones de Orlando Vilchez Lazo, inmigrante peruano, despertaron críticas hacia la ley santuario
Niegan fianza a inmigrante indocumentado en San Francisco, conductor de Lyft acusado de violación
Orlando Vilchez Lazo, de 37 años.
Foto: archivo

Se ha negado la posibilidad de libertad bajo fianza a un ex conductor de Lyft acusado de una serie de violaciones violentas que supuestamente cometió en San Francisco, donde vivía ilegalmente, lo que provocó un reproche mordaz a la política santuario de la ciudad por parte de funcionarios federales de inmigración.

Orlando Vilchez Lazo, el sospechoso de 37 años, inmigrante peruano ilegal, fue apodado “Rideshare Violador”. El martes, habló en voz baja mientras comparecía ante el juez Braden Woods en la Corte Superior de San Francisco para enfrentar cargos de violación por la fuerza o violencia, penetración sexual por un objeto extraño, secuestro y secuestro para cometer otro crimen; dijo no poder permitirse un abogado.

Aunque Vilchez Lazo trabajaba para Lyft, fue despedido cuando salieron a la luz las acusaciones. De todos modos, no estaba haciendo uso de la plataforma de viajes compartidos cuando cometió las cuatro violaciones en un lapso de cinco años haciéndose pasar por chófer de alquiler y atrayendo a mujeres inocentes afuera de los bares en el vecindario de South of Market. Lo que se desconoce es cómo logró el hombre trabajar para la compañía siendo ilegal.

Funcionarios de ICE emitieron una declaración sobre el caso el lunes por la noche atacando la política de la ciudad santuario de San Francisco, diciendo que “protege a los delincuentes extranjeros que se aprovechan de las personas en la comunidad”. Sin embargo, el vicefiscal del tribunal Eric Quandt, quien representó a Vilchez Lazo el martes, recuerda que “ICE ha presentado este caso sobre las leyes del santuario y el estatus migratorio, y eso no tiene nada que ver con los cargos que presenta el fiscal del distrito”.

Las autoridades federales de inmigración envían solicitudes a las cárceles locales de todo el país pidiéndoles que reten a los presos indocumentados o notifiquen a los funcionarios de inmigración 48 horas antes de su liberación, para que los agentes puedan recogerlos para su deportación. Vilchez Lazo solo sería liberado si se retiraran todos los cargos en su contra. En cualquier caso, sería deportado por ICE.

La política de San Francisco prohíbe la cooperación con ICE a menos que el acusado haya sido condenado por un delito grave, mientras que la ley estatal prohíbe la cooperación a menos que una persona haya sido acusada o declarada culpable de un delito grave. Sin embargo, Vilchez Lazo no tiene antecedentes penales en San Francisco ni en ningún otro lugar del estado, de acuerdo con los registros judiciales y la fiscalía.

Vilchez Lazo fue arrestado la semana pasada después de una investigación criminal de un mes de duración por un grupo de trabajo que incluía a la policía de San Francisco, la oficina del fiscal de distrito y el FBI. Está detenido sin posibilidad de libertad bajo fianza antes del juicio y, si es declarado culpable, enfrenta múltiples cargos de cadena perpetua.

Los investigadores dijeron que Vilchez Lazo esperaba en su automóvil afuera de bares y discotecas en SoMa, con la esperanza de que una víctima inocente ingresara por error al vehículo. Cuando lo lograba, conducía a un lugar no revelado, donde procedía a la violación, a veces a punta de cuchillo. Pese a que, como se ha dicho, no realizaba el crimen mientras trabajaba para Lyft, sí tenía la pegatina en el auto, lo que podía inducir a error a las víctimas.

Los investigadores compararon el ADN de Vilchez Lazo con un caso de 2013 y tres casos de 2018, pero creen que puede ser responsable de más crímenes, con lo que solicitan información extra a quien pueda tenerla.