Laboratorio ambientalista de Paramount falsificó resultados, poniendo en duda cientos de pruebas

Roobik Yaghoubi, propietario de Cal Tech Environmental Laboratories LLC, deberá pagar $190,000 en restitución

De pronto, hay muchos datos en duda.
De pronto, hay muchos datos en duda.
Foto: archivo

Roobik Yaghoubi, propietario de Cal Tech Environmental Laboratories LLC, fue sentenciado a 30 días de servicio comunitario y a pagar $190,000 dólares en restitución a la junta estatal de agua.

¿El motivo? Que, comopropietario de un laboratorio ambiental en Paramount, se ha declarado culpable de cargos graves por falsificación de resultados de laboratorio y cobro excesivo a los contribuyentes por los servicios, lo que pone en duda la veracidad de las pruebas realizadas en cientos de investigaciones, según anunció el miércoles la Junta Estatal de Control de Recursos Hídricos.

Hasta hace poco, Cal Tech Environmental Laboratories, 6814 Rosecrans Ave., ha sido un laboratorio acreditado utilizado en limpiezas químicas desde 1999 y fue contratado por docenas de clientes para probar derrames de petróleo y químicos de fugas en tanques de almacenamiento subterráneo, evaluación de contaminación del suelo en lugares de construcción potencial y detección de compuestos tóxicos en aguas subterráneas.

La actividad fraudulenta se remonta a un trabajo en 2014 y pone en duda los resultados de las pruebas en cientos de sitios, según funcionarios de la junta de agua. “Todos esos datos están en cuestión”, afirmó Nick Knight, abogado de la Oficina de Control de la Junta Estatal del Agua, durante una entrevista telefónica el miércoles, “esta es una gran preocupación para la junta de agua del estado”.

Por ejemplo, si los resultados de laboratorio fueron exagerados para generar más negocios, los dólares del contribuyente del estado podrían haberse desperdiciado en una limpieza innecesaria. Asimismo, si los resultados proporcionados por la compañía no fueron informados, una posible amenaza a la salud tóxica habría permanecido sin tratamiento, dejando a las personas expuestas a carcinógenos.

Knight está revisando 400 casos relacionados con las pruebas y la limpieza de tanques de almacenamiento subterráneos, un programa que cuesta $1.5 millones de dólares por sitio y financiado por un impuesto de gasolina de 2 centavos por galón. Según él, un examen exhaustivo de todo el trabajo de CTEL solo en los sitios del tanque de almacenamiento llevará años.

Las investigaciones arrojaron evidencia de datos alterados, pruebas de control de calidad fallidas, lagunas en la posesión de evidencia, reutilización inadecuada de los contenedores utilizados para la recolección de muestras y un mantenimiento deficiente del equipo de laboratorio, informó la junta.

El estado, en conjunto con la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Los Ángeles, está buscando a otros posibles sospechosos que pueden haber utilizado los datos producidos fraudulentamente para su propio beneficio, dijo Knight.

A veces se encuentran fugas subterráneas en estaciones de servicio, refinerías de petróleo y compañías químicas debido a la corrosión o conexiones mal ajustadas. Los químicos causantes de cáncer como el benceno, el tolueno, el etilbenceno y el xileno (a menudo componentes del combustible) se encuentran comúnmente saliendo de tanques subterráneos, contaminando el suelo, el aire y, si no se trata, la fuente subterránea de agua potable.

En los valles de San Gabriel y San Fernando, las sustancias químicas que se fuman han contaminado cientos de millas cuadradas de acuíferos subterráneos, la fuente de agua potable. Los pozos en áreas contaminadas han sido cerrados. En el Valle de San Gabriel, la limpieza del agua subterránea ha estado en curso durante 25 años. Los laboratorios ambientales de Cal Tech perdieron su acreditación hace casi dos años.

El equipo de ejecución de la junta de agua está solicitando a cualquier agencia, consultor, proveedor o propietario de tierras privado que hizo negocios con CTEL desde 1999 que llame al 916-323-3433 y pregunte por Jacob Oaxaca o enviando un correo electrónico a: Jacob.Oaxaca@waterboards.ca.gov. El equipo está analizando los protocolos de prueba y las prácticas de facturación como posibles áreas de actividad ilegal.

Conviene aclarar que ni la empresa ni Yaghoubi tienen ninguna afiliación con el Instituto de Tecnología de California en Pasadena, que se conoce con el nombre abreviado Caltech.