Más de 400 familias liberadas, mientras voluntarios y abogados intentan ayudar a los que faltan

Abogados que asisten a cientos de familias explican el caótico proceso y las dificultades de asistir legalmente a familias sacudidas por el trauma, la falta de información y hasta coerción de parte de las autoridades.
Más de 400 familias liberadas, mientras voluntarios y abogados intentan ayudar a los que faltan
No solo protestar, sino asistir a las familias, ha sido el trabajo de las organizaciones no lucativas y abogados de interés público (Aurelia Ventura/La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Más de 400 familias inmigrantes reunidas bajo orden judicial han salido libres bajo programas de monitoreo -como los grilletes de tobillo- pero muchos cientos más permanecen aún detenidos aún después de su reunificación, lo que supone un reto para abogados y activistas que tratan de ayudarlos.

“Cientos de padres siguen detenidos, algunos con sus hijos, y estamos tratando de tener acceso a ellos para entender por qué están detenidos y asegurarnos que no han cedido sin darse cuenta ninguno de sus derechos“, dijo este martes Royce Murray, directora de políticas para el American Immigration Council.

El caos con el que están ocurriendo las cosas, sin embargo, también complica el acceso cuando las familias son reunidas y liberadas en mitad de la noche, haciendo difícil a los abogados voluntarios asegurarse de que estos migrantes conocen sus derechos y sus obligaciones, como presentarse a “check-ins” o a las cortes migratorias.

“Estamos trabajando duro para estar allí cuando son liberados y que entiendan cuáles son sus obligaciones al salir”, dijo Murray. “Estamos asignando abogados gratis para acompañar a estas familias en su proceso legal, pero a veces es difícil llegar a ellos cuando salen”.

Shalyn Fluharty, abogada principal del Proyecto de Abogados Gratis en Dilley, Texas, dijo que es complicado entender lo que está pasando a cada familia, aún cuando los abogados tienen acceso a ellas.

“Muchos no  saben detalles de su caso, pasamos mucho tiempo tratando de extraer esa información y luego explicarles el proceso, algunos padres no tienen ningún tipo de documentos sobre lo que han pasado, otros no entienden lo que han firmado, etc”, dijo Fluharty.

El trauma de la separación se añade al caos del proceso, porque es muy difícil para los abogados siquiera mencionar la frase “separación” a muchas de las familias reunidas.

“Para ayudarlos tenemos que hablar con ellos y cualquier mención de ese tema hace que se desplomen en llanto, tanto los adultos como los niños”, dijo  Fluharty. “Hay opciones difíciles para considerar y si el padre va a ser deportado, aún hay maneras de proteger al niño aquí.  Simplemente hablar del tema es complicado”.

Todas estas organizaciones trabajan “pro-bono” o gratis para los migrantes, financiadas por millones de dólares en donativos recibidos desde que comenzó la “tolerancia cero”.

La reunificación familiar que, según la orden de un juez federal debe cumplirse en su totalidad para este jueves 26 de junio, no significa que muchas de estas familias no siguen en peligro de deportación o que han tomado la mejor decisión legal para sus hijos, dijeron abogados.

¿Cómo son reunidas las familias? ¿Qué pasa después?

La forma en la que el gobierno está reuniendo a las familias es, generalmente, transfiriendo a los menores al centro de detención donde se encuentran los padres, dijeron varios de los abogados y activistas que trabajan en los casos.

Algunos son encarcelados juntos y otros son reunidos afuera, en los estacionamientos o en la parte exterior del centro y luego transferidos a un refugio para familias, por ejemplo, los que maneja Caridades Católicas.

Los que quedan detenidos quizá tienen una orden final de deportación y por eso no son liberados, pero es difícil para los abogados saber cuántas personas hay en estas circunstancias y por qué.

“¿Firmaron su deportación bajo coerción o pensando que si no lo hacían no verían nunca más a sus hijos? “, se preguntó Katie Shepperd, abogada principal de la Campaña para la Justicia Migratoria, quien está trabajando con familias de padres (varones) e hijos en Karnes Detention Center.

“Tras entrevistar a numerosas familias verificamos que a muchas les dijeron que si no firmaban esos documentos que no entendían, jamás volverían a ver a sus hijos”, agregó Shepperd.

Algunos de estos grupos familiares que sí fueron liberados viajan a otros puntos del país donde tienen familiares o un círculo de apoyo. El costo de los viajes es un problema para la mayoría de estas familias, agregaron los activistas.

Pero el mayor problema que enfrentan abogados y activistas, dijeron este martes varios de ellos, es la falta de información del gobierno respecto a cuándo y cómo ocurren las cosas.

Los abogados creen que, en parte, esto se debe a que el gobierno no tenía un plan previo de reunir a las familias y en parte porque “quieren dificultar el acceso a un abogado”.

Jennifer Falcón, directora de comunicaciones para la organización RAICES en el sur de Texas, dijo que los expertos aún tienen muchas preguntas sobre cómo ocurrieron las más de 460 deportaciones de padres, muchos de los cuales habrían sido deportados sin sus hijos.

“Ellos querían que esto pasara, no tenían un proceso para reunir a las familias cuando decidieron separarlas”, dijo Falcón. “Hay una gran confusión, y hay padres a los que no hemos podido encontrar o identificar, y sus hijos siguen aquí”.

Abogados que están “en el sitio” donde están ocurriendo la mayoría de las reunificaciones -Texas y Nuevo México- explicaron este martes que no hay un patrón coherente en las decisiones de liberar o no a las familias y que esto dificulta el trabajo de los abogados que tratan de ayudarlos.

Las últimas cifras  de un problema humano

El más reciente reporte presentado por el Departamento de Justicia ante el tribunal federal en San Diego el lunes por la noche indica que el gobierno está lejos de cumplir la fecha límite del jueves para reunir a todas las familias pero que se han hecho avances.

  • Un total de 2551 niños mayores de 5 años separados de sus padres bajo la política de cero tolerancia implementada entre mayo y junio de este año. Además,  hubo también 139 niños menores de 5 años que fueron retirados de sus progenitores.
  • De los 2551 mayores de 5 años, el gobierno dice que cerca de 900 no podrán ser reunificados por diversas razones -alegan que por su seguridad- pero 879 ya han sido reunidos con sus familias.
  • Otros 538 ya fueron aprobados pero esperan aún ser transportados donde están sus padres, generalmente un centro de detención en Texas o Nuevo México.
  • Un total de 217 niños fueron liberados a un patrocinador dentro del país.
  • Más de 400 familias reunificadas salieron en libertad bajo “alternativas a la detención”, es decir, con un grillete electrónico.
  • Unos 463 padres han sido deportados

Diversas organizaciones y cientos de voluntarios están desplegados en los alrededores de los principales centros de detención donde ocurren las reunificaciones. Por ejemplo, la organización RAICES se encarga del trabajo en el centro de detención de Karnes,  y VOICES de todos los padres que se encuentran en el centro de Dilley.

La mayoría de las reuniones están pasando en Texas, Nuevo México y Arizona.