El plan ultraconservador para salvar a Trump de la justicia

Presentan proyecto en el Congreso para destituir al supervisor de la investigación rusa
El plan ultraconservador para salvar a Trump de la justicia
Trump adelanta una dura campaña de desprestigio contra la investigación de la "Trama Rusa"
Foto: Dan Kitwood / Getty Images

Ante el futuro incierto de Donald Trump una vez concluya la investigación de la “Trama Rusa” un grupo de congresistas republicanos develaron un plan para

Congresistas cercanos al ultraconservador Tea Party introdujeron hoy una propuesta para destituir al número dos del Departamento de Justicia, Rod Rosenstein, el supervisor de la investigación sobre la trama rusa.

La destitución no tiene el apoyo de los líderes republicanos y mucho menos de los congresistas demócratas, por lo que es poco probable que termine aprobándose en la Cámara de Representantes.

Y de darse el caso, para que la destitución sea efectiva, dos tercios del Senado también deberían apoyarla, lo que en la práctica es imposible por la composición actual de la cámara.

El proceso de destitución lo impulsan los congresistas Jim Jordan y Mark Meadows, quienes han optado por no forzar, todavía, su voto en la Cámara de Representantes.

Los congresistas alegaron como motivos para la destitución una supuesta obstrucción de Rosenstein a las citaciones del Congreso, así como ocultación de información al Legislativo.

“Se acabó el tiempo y las consecuencias están aquí. Ha llegado la hora de encontrar a un nuevo vicefiscal general que sea serio en cuanto a responsabilidad y transparencia”, dijeron los congresistas en un comunicado.

Sin embargo, en el trasfondo de este “impeachment” reluce la obstinación del presidente, Donald Trump, con Rosenstein por su papel como supervisor de la investigación de la trama rusa que lidera el fiscal Robert Mueller.

Rosenstein asumió ese papel después de que el fiscal general, Jeff Sessions, decidió apartarse de la investigación por los contactos que mantuvo con funcionarios del Kremlin durante la campaña presidencial de Trump.

Durante meses, Trump ha efectuado numerosas y frecuentes críticas públicas contra Mueller y Rosenstein, alimentando los rumores en Washington sobre el posible despido de ambos funcionarios.