Un vecino de California encuentra en la basura libros valorados en miles de dólares

Los volúmenes estaban en un estado de degradación, con moho y humedad
Un vecino de California encuentra en la basura libros valorados en miles de dólares
Uno de los volúmenes que se encontró en la basura.
Foto: Max Brown

En un pequeño pueblo cerca del Lago Tahoe, la basura de un hombre resultó ser el gran hallazgo de otro.

En diciembre de 2014, Max Brown estaba hurgando en un contenedor de basura para un proyecto de servicio a la comunidad cuando vio una pila de libros antiguos escondidos debajo de algunas viejas cintas de cassette.

Como empezó a llover, el hombre de 37 años recogió tantos libros como pudo y se los llevó a casa.

Durante seis meses, la colección de volúmenes decrépitos que había encontrado permaneció  en el estante del salón de Brown, en Incline Village, hasta que, finalmente, él y un amigo decidieron abrir los libros y explorar su contenido.

Sin embargo, no fue el contenido de los libros lo que llamó la atención de Brown: era el mensaje que estaba escrito en el interior de alguno de ellos.

En dos de los libros encontró inscripciones escritas a mano que decían: “De la biblioteca de Thomas Jefferson”.

Entusiasmado con la perspectiva de poseer una parte de la historia de Estados Unidos, Brown contactó a varios expertos en evaluación histórica para que verificaran la firma. Uno de los expertos le dijo que la letra no coincidía y que los libros eran falsos.

Varios meses más tarde, sin embargo, en un giro afortunado del destino, estaba viendo un episodio de “Pawn Stars” cuando alguien en el programa mostró varios volúmenes que pertenecían a Jefferson, y sus inscripciones parecían idénticas a las de la estantería de Brown.

La esperanza de que fueran volúmenes originales, envió un correo electrónico a un experto en la biblioteca presidencial de Jefferson y le preguntó si podía verificar los orígenes de los libros. Sin embargo, por si acaso, no mencionó el hecho de que los encontró en un contenedor de basura.

La respuesta que obtuvo es que de hecho, Thomas Jefferson, el famoso autor de la Declaración de Independencia, los había comprado en 1818.

Brown subastó los libros por $8,000 dólares, afirmando que necesitaba el dinero, según informa Inside Edition.