“Todos creen que soy racista”: la mujer que arrojó café a un latino en Century City se defiende

Rhonda Polon afirma que se limitó a seguir las normas del condominio y al final se sintió atrapada
“Todos creen que soy racista”: la mujer que arrojó café a un latino en Century City se defiende
Rhonda Polon asegura no tener "nada que esconder".
Foto: abc7 (captura)

“Me han dicho que no vaya a casa porque es demasiado peligroso. Todos en mi área piensan que soy una racista“, dijo Rhonda Polon, residente de Century City, al hablar públicamente por primera vez con el canal ABC7.

Y es que, en un video, se ve a Polon rociando a Miguel Ángel Sánchez con una taza de café. Él, un reparador, publicó que Polon actuó por racismo y le impidió llegar a una unidad en su complejo de condominios porque no le gustan los mexicanos. Sánchez y su abogado también afirman que Polon amenazó más tarde a su familia en un mensaje de Facebook.

Pero, ahora, Polon tiene un abogado y dice que hay un video diferente que podría mostrar lo que sucedió antes de que la discusión tomara un giro desagradable: “Todo este calvario de racismo surgió y no tuvo nada que ver con su enfrentamiento con estos señores”, dijo el abogado de Polon, Ben Mironer, quien afirma que las cámaras de seguridad mostrarán que Polon actuó como se había ordenado a los residentes del condominio: defendiendo el complejo privado de visitantes no autorizados. Y es que los robos recientes del garaje los tenían en alerta.

Polon dijo que ni Sánchez ni su compañero de trabajo llegaron en un camión. Ella dijo que la pareja de Sánchez estaba en un automóvil e intentó seguirla al garaje, así como que ambos usaban ropa de calle, no de trabajo. Según élla, no podían darle el nombre de la persona que los había contratado o la unidad a la que iban a ir. Los trabajadores exhibieron un abridor de puerta de garaje que, según dijeron, fue entregado por el empleador, pero, según Polon, no se parecía al abridor típico utilizado en el complejo.

Polon dijo que Sánchez insistió en grabarla aunque ella le había pedido que parara. Entonces, ella arrojó el café, que se había enfriado, porque se sentía atrapada. No tenía su teléfono celular para llamar al gerente. En cualquier caso, el martes, ella se disculpó por eso: “Lo siento. Lo siento mucho por tirar cualquier cosa”.

El mensaje de Sánchez provocó llamadas de odio y puso fin a su trabajo como entrenadora. Polon respondió poniéndose en contacto con la esposa de Sánchez a través de Facebook. Concluyó con lo que el LAPD ahora está investigando como una posible amenaza criminal. “Solo te estoy avisando porque sé que tienes hijos y no quisiera que tú o ellos sufran daños”, dijo Polon en el mensaje.

Ella dijo que trató de explicar más en un mensaje de seguimiento unos segundos más tarde: “Así que escribí eso: ‘Esto no es una amenaza. Estaba tratando de hacerte entender que tu marido estaba equivocado'”. Ese mensaje no llegó a su destino porque la esposa de Sánchez bloqueó a Polon.

De todos modos, Polon dice estar preparada para una investigación policial exhaustiva porque no tiene “nada que esconder”.