¿Cómo se debe tratar el reflujo gástrico?

Mantener una dieta saludable y buenos hábitos nutricionales previenen molestias estomacales

El estado general de nuestro estómago es de vital importancia para mantenernos sanos y cuidar lo que comemos cada día. Por ello, es necesario conocer a fondo uno de los principales males que atacan al estómago: el reflujo gastroesofágico.

Comencemos por conocer los detalles de esta enfermedad que puede combatirse y prevenirse. El reflujo gastroesofágico o reflujo gástrico aparece cuando el contenido del estómago fluye nuevamente hacia el esófago.

Esto significa que cuando la válvula situada entre el estómago y  el esófago, designada esfínter esofágico inferior, no se cierra de manera adecuada y uniforme, causando el reflujo y malestar en el área.

En otros términos, el reflujo gástrico suele provocar malestar cuando el músculo circular esfínter esofágico inferior no se cierra de forma correcta, provocando que las secreciones ácidas pasen hacia arriba, directo hasta el esófago.

¿Cuáles son las causas que provocan el reflujo gástrico?

photo-1518912006-3761723e528a

A continuación presentaremos las causas más comunes al momento de estar padeciendo los síntomas del reflujo gástrico.

  • La enfermedad ocurre en principio por un desequilibrio entre los mecanismos de defensa normales del esófago, así como y los factores ofensivos tales como el ácido y otros jugos.
  • Otra de las causas pueden verse relacionadas con la formación de hernias de hiato, donde una parte del estómago está desplazada hacia el pecho. Si bien no es un factor común, hay que tomar prevenciones.
  • Finalmente, una de las causas más importante dentro de los diagnósticos médicos, es la obesidad, ya que el aumento de la presión en el abdomen sobrepasa la barrera entre el estómago y el esófago.

Tratamientos eficientes para prevenir la enfermedad

photo-1490645935967-10de6ba17061

Este apartado lo dividiremos en dos partes para que todo aquel que muestre interés en la salud de su estómago pueda contar con diversas opciones y prevenir así la aparición del reflujo gástrico.

En primer lugar, existen varias actividades que podemos tomar en cuenta en la prevención del reflujo gastroesofágico:

  • Evitar usar prendas ajustadas, ya que podríamos estar presionando de un modo riesgoso nuestro estómago, sobre todo después de cada comida.
  • Controlar el sobrepeso. Es necesario regular nuestros hábitos alimenticios e ingerir alimentos bajos en grasas. Caer en obesidad podría ser una de las causas principales de la enfermedad.
  • Eliminar y reducir el consumo de tabaco y alcohol. Lo mejor será eliminarlos de nuestra dieta diaria, teniendo en cuenta que son dañinos en todo sentido para nuestro organismo, no solo para el estómago.
  • Optar por no acostarse después de las comidas. Es esencial que esperemos al menos unas dos horas desde la ingesta.

Por otro lado, presentamos algunos alimentos que podrían resultar irritantes y peligrosos para la salud de la mucosa gástrica. Toma nota y evita el consumo excesivo de los mismos.

  • Grasas
  • Fritos
  • Picantes
  • Cebolla
  • Ajo
  • Tabaco
  • Alcohol
  • Bebidas gaseadas
  • Salsas

De este modo, podremos hacer frente a las causas que ocasionarían la aparición de una enfermedad tan molesta e irritable para nuestro organismo como lo es el reflujo gástrico.

La mejor recomendación será evitar alimentos irritantes para la mucosa gástrica y comenzar una dieta baja en grasas. El estómago es el órgano principal del aparato digestivo, su salud es vital para nuestro bienestar general.