¿Sufres de gastritis aguda o crónica? Estas son las razones

Es importante conocer los síntomas de cada uno y estar bajo la supervisión médica
¿Sufres de gastritis aguda o crónica? Estas son las razones
Foto: shutterstock

Cualquier malestar que podamos sentir en las paredes del estómago es un motivo para considerar la posibilidad de padecer un cuadro de gastritis aguda o crónica. Lo ideal es asistir con un especialista médico en el área para una revisión completa.

Empecemos por entender que la gastritis corresponde a una inflamación que se produce en el revestimiento del estómago, cuyos síntomas más comunes van desde dolor abdominal, náuseas e indigestión.

Cabe destacar que es indispensable establecer las diferencias de padecer síntomas de gastritis aguda y de gastritis crónica, que ambos casos guardan sus diferencias claves.

Diferencias entre gastritis aguda y gastritis crónica

Existen dos tipos de gastritis, los cuales se conocen como aguda y crónica.

  • Gastritis aguda: aquella que puede causar dolor e inflamación general de las paredes del estómago, pero que su tiempo no resulta ser muy prolongado, puesto que se suele detenerse a los días.
  • Gastritis crónica: a diferencia de la primera, este tipo de gastritis se establece como crónica por el largo tiempo que dura el cuadro de síntomas, a pesar de que no suele ser tan dolorosa en algunos casos.

Síntomas de la gastritis aguda y crónica

Ambos tipos presentan síntomas que son muy parecidos entre sí. Los que más comparten son los siguientes:

  • Dolor abdominal.
  • Vómitos.
  • Náuseas.
  • Pérdida de peso o pérdida de apetito.
  • Indigestión.
  • Heces negras.
  • Sangre en heces.
  • Sensación de llenura en la zona abdominal luego de comer.

Lo más recomendable es contar con la asistencia de un gastroenterólogo una vez percibido alguno de los síntomas de la gastritis o todos, en su defecto. Puesto que es primordial conocer cuál de los tipos mencionados es el que está padeciendo el afectado.

Por tal motivo, recomendamos a su vez cumplir con las bases de una dieta balanceada en líquidos y semillas que puedan ayudar a combatir los síntomas más dolorosos e incómodos de dicha enfermedad.