¿Qué es un Angelinus y por qué busca llegar al récord Guinness?

Entérate cuánto le toma a un artista latino plasmar su arte en un mural gigante en el centro de la ciudad
¿Qué es un Angelinus y por qué busca llegar al récord Guinness?
El artista busca que la obra proyecte inclusión para los vecinos de Los Ángeles.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Robert Vargas era muy pequeño cuando descubrió su pasión por el arte. Cuenta que a los 11 años ganó un concurso de pintura a nivel municipal y logró que su pieza fuera exhibida en la oficina del entonces alcalde de Los Ángeles Tom Bradley.

“Mi pieza de arte celebraba la vida libre de drogas como parte del programa D.A.R.E. [Educación de Resistencia al Abuso de Drogas]. Fue algo muy importante”, recordó “Me siento muy bendecido por hacer lo que hago como trabajo y lo hago desde que tengo memoria”.

Sin embargo, fue hace unos años que recibió una de las propuestas más interesantes de su vida; pintar el mural más grande del mundo hecho por un solo artista para ingresar a la lista del récord Guinness —una entidad que registra logros que se llevan a cabo en todo el mundo.

La localidad para este proyecto sería el centro de Los Ángeles.

“Para mí eso fue bueno porque yo crecí caminando por las calles de Los Ángeles. Cuando mi mamá era joven trabajaba en el restaurante Clifton’s”, recordó Vargas, quien a menudo recorría el área, que está a unas cuadras de donde hoy plasma el mural.

El dueño de un edificio de 14 pisos, localizado cerca de la intersección de la calle 5th y Hill, le propuso pintar la fachada de su edificio después de que Vargas hiciera una obra en otra de sus propiedades —cerca de la intersección de las calles 6th y Spring bajo el título de Our Lady of DTLA (Nuestra Señora del Centro de Los Ángeles).

Sin titubear, Vargas decidió poner manos a la obra.

 

Vargas dijo que tiene planeado terminar el mural en febrero de 2019. / foto: Aurelia Ventura.

El mural

Tras estudiar su lienzo, que mide 60,000 pies cuadrados, Vargas comenzó a pintar el año pasado y tiene planeado terminarlo para febrero de 2019.

Sin mostrar la versión final del mural, el artista dijo que en cada imagen trata de incluir la diversidad de Los Ángeles.

“Trato de crear algo donde todas las personas se sientan incluidos en este mural”, dijo el artista de raíces mexicanas y nativoamericanas.

La imagen más grande que hasta el momento se percibe es la de la cara de una niña que representa la tribu Tongva, quienes fueron los primeros pobladores de Los Ángeles.

“Esta imagen por sí sola es el mural más grande que se ha construido para una tribu nativoamericana”, señaló Vargas a La Opinión. “Es como una forma de reclamar lo que les pertenece en Los Ángeles”.

El brazo que se ve sobre la cabeza de la niña es el de Óscar de la Hoya, quien aparte de haber sido una gran influencia como boxeador en sus años de gloria ahora forma parte del Comité de las Olimpiadas que llegarán a Los Ángeles en 2024.

“Óscar vino conmigo y modeló su brazo. Él también es parte del mural y para mí es una forma de incorporar a un latino que ha logrado cruzar barreras y ha sido un modelo a seguir… Sin ser dominado por su imagen, este es solo su brazo pero estará sosteniendo la antorcha de las Olimpiadas”, explicó el artista.

En la parte central superior del mural se observan tres ángeles. Cada uno de ellos representa un modelo muy especial para la diversidad y orgullo de Los Ángeles.

Vargas señaló que el ángel del lado derecho es una mujer sin hogar que él solía ver a menudo mientras pintaba.

“Este ángel da esperanzas a otra persona y para mí es una forma de llamar la atención para la comunidad desamparada en el centro de Los Ángeles”, dice y agrega que la mujer se siente muy contenta. “Todavía la veo cuando estoy pintando”.

El ángel del lado derecho, que tiene las escalas de justicia es una mujer transgénero.

“Cuando pienso en ángeles no pienso en géneros, solo pienso en luz y en alguien con alas. Alguien que brilla en la oscuridad y esta fue una buena oportunidad para hablar a favor de la comunidad transgénero”, dijo Vargas. “Comencé una campaña online y pedí a la comunidad que nominaran a una persona de la comunidad Queer para pintarla”.

Y la más importante de todas es la del centro, la imagen de su madre convertida en un ángel.

“Ella es el ángel más alto y quien me presentó primero el centro de Los Ángeles”, dijo entusiasmado el artista. “Mi madre es mi héroe y siempre ha sido una gran inspiración para mí…Ella es mi fan número uno, quien regresó a la escuela después de haber criado sola a tres hijos”.

Vargas dijo que un día antes de comenzar a pintar el mural invitó a miembros de la tribu Tongva y el jefe del grupo bendijo la pared y sus manos. “Eso fue muy bueno”.

Robert Vargas trabaja ocho horas diarias en este mural que abarca la fachada de un edificio. / fotos: Aurelia Ventura.

En nombre de la unidad

“El mural se llama ‘Angelinus’. Jugando con las palabras se puede ver que utilizamos la palabra Ángeles y ‘Us’ (nosotros). Todos somos angelinos, es un título inclusivo para la diversidad de Los Ángeles”, explicó.

El artista espera demostrar con la imagen del mural una versión de cómo se ve la gente que vive en Los Ángeles.

“Toma su propia identidad, aquí lo ven miles de personas que salen del metro todos los días, aquí se realizan congregaciones de marchas y protestas”, indicó Vargas señalando la plaza Pershing Square al cruzar la calle del mural.

“Este es el mural más grande del mundo en una de las más grandes metrópolis que muestran el pasado y futuro juntos. Es un tiempo muy emocionante de estar aquí porque la ciudad de Los Ángeles muestra un cambio en la moda, la pintura y yo pongo mi parte en todo esto”.

Robert Vargas pinta este mural cerca a la esquina entre las  calles 5th y Hill. / foto: Aurelia Ventura.

Para conocer más acerca del trabajo del artista Robert Vargas visite su página de Instagram.