Estos Dodgers ‘bipolares’ de 2018 van camino a Fenway Park

Conducidos por Buehler, Bellinger y Puig, liquidaron a Milwaukee, y en su Serie Mundial 20 les espera una cita imperdible con Medias Rojas
Estos Dodgers ‘bipolares’ de 2018 van camino a Fenway Park
Los Dodgers refrendaron su corona de la Liga Nacional en el estadio Miller Park.
Foto: Getty Images

Al observar el desempeño de estos Dodgers a lo largo de esta temporada y también los playoffs ha habido momentos en los que uno tiene que pensar que este equipo de 2018 es un poco “bipolar”: en una serie grandiosos, a la próxima mediocres; un juego excelente y al siguiente helados.

Pero tras ver la actuación de los Dodgers en el juego 7 en Milwaukee por el boleto a la Serie Mundial es justo quitarse el sombrero ante un grupo talentoso, que nunca se rinde, que no cae en pánico y que tras desconectar a los Cerveceros y sus fans el sábado con un triunfo de 5-1, van en camino a Fenway Park para una cita con los Medias Rojas de Boston a partir del martes.

Por cierto, si ellos son “bipolares”, a lo mejor en esta Serie Mundial de históricos les toca ganar, considerando que hace un año, cuando fueron el mejor club de la Gran Carpa en la temporada, se quedaron cortos por un juego.

El novato Walker Buehler puso a los Dodgers en el camino al lanzar magistralmente el tiempo que duró en el montículo, y Yasiel Puig dio el batazo más importante de su vida: un jonrón de tres carreras que abrió el juego en la sexta entrada.

Cody Bellinger había enviado una pelota del otro lado de la barda en la segunda con un corredor en base para darle ventaja a su equipo y fue premiado como el Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato, un año después de haber sido un chivo expiatorio en la derrota contra Houston.

Los Dodgers tardaron 29 años en regresar a un Clásico de Otoño hasta que arrasaron con Chicago en 2017. Ahora lo han hecho en temporadas consecutivas. Y si bien los Medias Rojas han sido el mejor club en este 2018, los Dodgers pueden asegurar que eso no significa nada, como lo comprobaron al morder el polvo hace 12 meses.

El legendario manager Tom Lasorda (der.) fue parte del festejo.
El legendario manager Tom Lasorda (der.) fue parte del festejo.

De novato, a señor pitcher

El derecho Buehler, de 24 años de edad, fue sacudido por el segundo bateador del partido para Milwaukee, cuando Christian Yelich le conectó una recta de 98 millas por el centro y se voló la barda del derecho. Pero en la siguiente bateada de Los Ángeles, Manny Machado, batallando para encontrar lanzamientos, sorprendió con un perfecto toque de bola en cuenta llena para llegar quieto a primera base, en un recurso inesperado y de destreza del abucheado cañonero.

Entonces vino Bellinger para castigar al abridor venezolano Jhoulys Chacín en cuenta de 2 y 2 con un poderos estacazo a las gradas del derecho para poner el 2-1 en la pizarra y acallar a los aficionados.

Ese batazo hizo reaccionar al manager cervecero Craig Counsell, un verdadero ajedrecista que en la tercera entrada puso en la loma a su fenomenal relevista zurdo Josh Hader. Los Dodgers estaban felices de que el mejor brazo rival fuera quemado tan pronto en el partido decisivo, pero la realidad es que Hader colgó tres argollas.

Esta atrapada de Chris Taylor evitó que el juego cambiara de rumbo
Esta atrapada de Chris Taylor evitó que el juego cambiara de rumbo

Un momento clave del partido vino en el cierre de la quinta entrada. Lorenzo Cain pegó doble contra Buehler ya con dos outs y el manager Dave Roberts relevó a su abridor tras 73 lanzamientos por el zurdo Julio Urías para enfrentar a Yelich. El pitcher mexicano lo puso en dos strikes, pero luego el candidato a “MVP” conectó sólido y profundo por izquierdo-central.

Parecía un extrabase que empataría el juego, pero Chris Taylor, que previamente había pasado de segunda base al jardín izquierdo en un movimiento de su piloto, hizo una enorme estirada para quedarse con la pelota, un atrapadón que impidió a Milwaukee robarse el “momento” del juego.

Yasiel Puig recorre las bases tras pegar un jonrón de tres carreras.
Yasiel Puig recorre las bases tras pegar un jonrón de tres carreras.

Puig, golpe de nocaut 

Luego en la sexta, ya con Hader fuera del diamante, los Dodgers dieron el golpe definitivo. Max Muncy dio sencillo contra Xavier Cedeño. Justin Turner imitó a Muncy con hit ante Jeremy Jeffress, y luego de dos outs, Puig se encontró un slider franco por el centro en cuenta de 1 y 1 para pegar su cañonazo sobre la barda del central. El cubano puso el juego 5-1 y celebró como sólo Puig se atreve a hacerlo.

Los Cerveceros no se levantaron de ese golpe. El vencedor Ryan Madson (1.2 innings), Kenley Jansen (1.1) y, sorpresa, Clayton Kershaw se combinaron para 4.1 innings con sólo un hit recibido, 7 ponches y 0 bases por bolas. El bullpen fue el gran sostén Dodger en la serie.

Será la 20ª Serie Mundial en la historia de los Dodgers, empatando a la franquicia de los Gigantes en el segundo lugar de todos los tiempos. Los Yankees tienen 40. Ganadores de seis campeonatos de las Ligas Mayores, los Dodgers nunca han jugado una Serie Mundial contra los Medias Rojas, pero dentro de tres días escribirán historia.

Alrededor de la web