Tras su muerte, mujer dice que funeraria se equivocó en el nombre y pormenores de su madre

¿Quién toma las decisiones cuando un familiar fallece?
Tras su muerte, mujer dice que funeraria se equivocó en el nombre y pormenores de su madre
Karla Espinoza muestra una foto de su madre, Josefina Espinoza. (Aurelia Ventura/La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Karla Vanessa Espinoza dice que desde que falleció su madre, el 8 de octubre, no solamente debe aceptar su pérdida, pero también enfrentar decisiones que ella desconocía y buscar respuestas que expliquen que causó su muerte.

Karla cuenta que su madre, Josefina Espinoza, falleció a sus 69 años de edad tras enfrentar problemas médicos por meses. En Agosto, fue elegida como candidata para recibir un trasplante de hígado en el Centro Médico UCLA. Sin embargo, fue enviada a un centro de enfermería en Montebello para esperar por su trasplante, pero un mes después falleció.

“Nosotros pensamos que alguien le hizo algo porque la señora falleció en muy poco tiempo. Yo me siento muy mal por ella”, dijo Miguel Díaz, de 38 años y esposo de Karla.

Para agregar dudas a sus preguntas, Karla dijo que desde que se trasladó el cuerpo de su madre a la funeraria Guerra Gutiérrez Mortuary del Este de Los Ángeles, su confusión aumentó, ya que la mortuaria se equivocó con el nombre  y otros pormenores de la fallecida.

La información que aparece en la página de la funeraria es “Josefina Montoya”, a quien le sobreviven “cinco hijos”, cuando en realidad es “Josefina Espinoza”, a quien le sobreviven su esposo y dos hijas.

“Están poniendo información incorrecta. La pusieron como soltera cuando en realidad es casada”, dijo Karla, de 37 años. “Queremos saber qué esta pasando y no nos dicen nada”.

En la funeraria le dijeron a Karla que su padre, José Ángel Espinoza, de 71 años—quien no vive con ella—había hecho todos los trámites y estaba de acuerdo con las decisiones tomadas por su esposa en vida. Esto incluye que el cuerpo sea enviado a Tijuana [México] donde ella compró un terreno para que la entierren a ella y a él.

Con mucho trabajo para hablar, el señor José Ángel, quien se encontraba en un centro de cuidado médico para ancianos, aseguró que la salud de su esposa ya estaba muy deteriorada.

“Dijeron que murió en su sueño”, expresó.

En el historial de la señora Josefina, según sus familiares estaban dos embolias que había sufrido; también padecía de diabetes.

“Yo sí sabia que ella quería que la enterraran en Tijuana. Allá compró terreno para los dos”, añadió el señor Ángel, asegurando que él va a ir a visitar su tumba.

Esto es algo que cuestiona Karla, puesto que su padre esta discapacitado debido a una embolia que sufrió hace 19 años. Él tiene su lado izquierdo paralizado y se encuentra en una silla de ruedas y necesita ayuda para trasladarse en todo momento. Por eso él esta todos los días en el centro de personas mayores durante el día y por la tarde esta con su otra hija.

“Yo creo que a él le hicieron firmar papeles. Alguien más tomó la decision por él”, dijo Karla.

Karla Espinoza y su esposo Miguel Díaz discuten la muerten de la madre de la mujer. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Tomando decisiones en vida

Una representante de la funeraria Guerra Gutiérrez, y quien esta llevando a cabo los servicios fúnebres de la señora Josefina, negó  las acusaciones de que hay información falsa en el obituario de la occisa. Sin embargo, aceptó que cometieron el error en poner como hijos a los tres hermanos de Josefina.

“Somos humanos, todos cometemos errores”, dijo la representante, quien solo se identificó como Liza.

No obstante, añadió que cuando una persona fallece, el familiar inmediato es quien toma las decisiones del funeral, siempre y cuando la persona no haya tomado una decisión en vida. En este caso, el señor José Ángel fue quien firmó los documentos.

“Preguntamos si la persona esta casada al momento de fallecer. Si no lo esta, los padres o los hijos son los próximos en tomar la decisión de su funeral”, dijo Liza.

En cuanto a los apellidos de la señora Josefina, Liza dijo que difieren por una razón muy importante.

“Ella prearregló que se la lleven a Tijuana y la entierren allá”, dijo Liza. “Sus documentos tienen que coordinar con el acta de nacimiento de su país, porque así lo requiere México”.

En este caso, los apellidos de nacimiento de la señora Josefina es Montoya Ortiz, aunque su apellido de casada es Espinoza.

“Cuando hacemos estos trámites [de enviar el cuerpo a México] y como el consulado [mexicano] los esta ayudando, ellos tienen que ver que los datos concuerden”, dijo la representante.

Liza dijo que la funeraria no puede “fabricar” nombres. “Porque un acta de defunción es un documento legal. La información tiene que coordinar con la del otro país”.

En este caso es el acta de nacimiento y su pasaporte fueron la prueba que presentó el señor José Ángel.

¿Qué pasa cuando no hay acuerdo familiar?

La representante de la funeraria Guerra Gutiérrez dijo que cuando una persona no ha dejado un acuerdo en vida en cuanto a su funeral y no hay un esposo, los hijos son los encargados de decidir que harán con el cuerpo.

“Ellos deciden si la quieren enterrar, o la quieren [incinerar], pero la decisión debe ser [unánime]”, dijo Liza. “Todos los hijos tienen derechos por partes iguales”.

De no haber un acuerdo mutuo entre los hijos, el cuerpo del padre es enviado a la morgue del condado de Los Ángeles donde espera hasta que lleguen a un acuerdo los hijos. De no llegar a ningún acuerdo un juez es el encargado de la decisión final.

Para obtener más detalles acerca de qué hacer después que fallece un familiar visite: https://www.uclahealth.org/palliative-care/Workfiles/Coroner-Information-Spanish.pdf