Qué es la dieta ketogénica y quiénes la pueden aplicar

La dieta ketogénica es una alternativa para lograr bajar de peso y tener una buena alimentación.
Qué es la dieta ketogénica y quiénes la pueden aplicar
Foto: unsplash

Nuestro cuerpo requiere de nutrientes para su óptimo funcionamiento. Ellos se encuentran distribuidos en los alimentos y pueden conseguirse a partir de muchas composiciones en nuestras comidas.

Siempre hemos escuchado hablar de las dietas saludables, pero lo cierto es que cualquier dieta puede ser saludable siempre que la mantengamos en el tiempo. Por lo general, son recetadas por los nutricionistas y van de la mano con un previo examen, el cual arroja nuestros requerimientos.

En este sentido debe existir un plan previo y unas necesidades; y también una voluntad. Una evaluación arrojará los nutrientes imprescindibles, un período de tiempo y, por lo general, un agregado de actividad física y actitudes positivas.

La dieta ketogénica intenta conseguir en el organismo una fuente de energía distinta a la habitual. Como resultado de seguir la dieta, tu cuerpo hallará la fuerza necesaria para su funcionamiento, en unas moléculas de energía llamadas cetonas.

Las cetonas se generan en el hígado a partir de las grasas. Es por esta razón que la dieta ketogénica emplea en su régimen, alimentos ricos en grasas. Carnes, pescados, mantequilla, aceite de coco, coliflor, aguacate, calabacín, son algunos de ellos.

La dieta ketogénica se destaca entre las demás ya que disminuye considerablemente los hidratos de carbono hasta llevarlo a su mínimo en las comidas. Alimentos ricos en carbohidratos se deben evitar. Por ejemplo el pan y las galletas.

dieta ketogénica
Foto: Shutterstock

Quiénes pueden hacer la dieta

La dieta ketogénica puede ser contraproducente si no es vigilada atentamente. Pasar de un régimen alimenticio a otro de una sola vez requiere de mucho cuidado, y los nutricionistas lo saben. Ellos imponen sus regímenes de forma gradual y pausada.

La dieta ketogénica no se escapa a estas condiciones. ¿Se podría decir entonces que es una dieta más? ¿Por qué no todos pueden aplicarla? ¿A qué se debe su éxito y su fama en el universo de las dietas?

La dieta ketogénica no es una dieta más. Es por esta razón que no todos pueden seguirla. Por ejemplo, si padeces de diabetes, tienes tensión arterial elevada o realizas poco ejercicio, tendrías que consultar a un médico a fin de seguirla.

Su éxito se debe a que quienes la siguen reducen de peso muy rápidamente. Esto se debe a que la ingestión de carbohidratos queda reducida a 20 gramos diarios (una rebanada de pan)

Cuáles alimentos la componen        

dieta ketogénica
Foto: Unsplash

Lo primordial en la dieta ketogénica es llevar al mínimo los hidratos de carbono y reemplazar esta fuente de energía por la de los alimentos ricos en grasas.

Así de esta manera sustituiremos el pan, las pastas y las galletas, por las carnes, el pescado, los mariscos y las grasas naturales. Esto en cuanto a los ingredientes que formarán parte de la dieta. Lo siguiente pasa a ser el modo de prepararlos.

Por ejemplo, un plato fácil de elaborar son las berenjenas con carne o pollo. Como sabemos, las berenjenas son bajas en carbohidratos. Por otro lado, al preparar el relleno emplearemos el aceite de oliva más bajo en hidratos de carbono que el tradicional.

Las ensaladas siempre sabemos son muy versátiles. Junto a verduras bajas en hidratos de carbono como el coliflor, el brócoli, el aguacate y el repollo, puedes añadir trozos de pollo cocinados y luego aliñados con algo de ajo y cebolla.

La cultura de nuestra alimentación no se halla desligada de la historia. Muchos ingredientes y formas de preparar comidas pasan de un período a otro por motivos de costumbres, hábitos y economía.

Es bajo este criterio que hacer una dieta no es una acción banal. Experimentamos con nuestros alimentos tal como en la cotidianidad se innovan nuevas cosas. La dieta ketogénica tiene ese prestigio. La de renovar al cuerpo, acorde con los nuevos tiempos.

Fuente: dietdoctor.com