Crece polémica sobre voto en Florida mientras los republicanos pierden su ventaja

Florida aún está contando votos desde el martes
Crece polémica sobre voto en Florida mientras los republicanos pierden su ventaja
El senador demócrata por Florida Bill Nelson aún aspira a su reelección.
Foto: Archivo / EFE

MIAMI – Mientras la ajustada ventaja de los candidatos republicanos a los dos puestos más importantes de las elecciones en Florida adelgaza, la esperanza de los demócratas de dar una vuelco al resultado electoral va en aumento, en medio de demandas en corte y polémicas por demora y fallos en el escrutinio.

El cómputo sigue sin terminar pasados tres días de los comicios y además es incierto el número de votos que faltan por contar, lo que está encendiendo una polémica, incluso con declaraciones del presidente Donald Trump, que la emprendió hoy contra Brenda Snipes, supervisora electoral del condado Broward, en el sur de Florida.

Entre tanto, los demócratas Bill Nelson y Andrew Gillum, candidatos respectivamente al Senado y la Gobernación, están cada vez más cerca de sus respectivos oponentes republicanos, Rick Scott y Ron DeSantis, que les sacan una ventaja de 14.895 y 36.123 votos, según datos actualizados.

Nelson presentó hoy una demanda judicial en la que insta a contar los votos de “papeletas provisionales” y las enviadas por correo que hayan sido rechazadas debido a que la firma del votante no coincide con las del registros electoral, al considerar que los administradores no son expertos en detectar dicha discrepancia.

El escrutinio debe completarse este sábado para que los resultados sean certificados por el secretario de estado de Florida, Ken Detzner, quien deberá declarar oficialmente los ganadores o anunciar el recuento de todos los votos.

La ley de Florida establece la obligatoriedad de volver a contar todos los votos cuando la diferencia entre dos candidatos es de 0,50 puntos o menos al finalizar el escrutinio, e incluso obliga a contarlos manualmente si es de 0,25 puntos o menos.

El senador Nelson, que busca su reelección, cuenta con un 49,91 % de los votos contados hasta ahora, 0,18 puntos porcentuales por debajo de Scott (50,09 %), actual gobernador de Florida.

Mientras, Gillum, alcalde saliente de Tallahassee, está 0,44 puntos por detrás de DeSantis (49,17 % y 49,61 %), quien renunció a su escaño en la cámara baja para dedicarse por completo a la campaña por la Gobernación, avalado por el presidente Trump.

Scott y DeSantis pasaron de la proclamación del triunfo a la incertidumbre e incluso la cólera, que ha dejado ver el gobernador republicano, que ya presentó una demanda contra los supervisores electorales de los condados Broward y Palm Beach, al norte de Miami, por retrasos en el conteo de los sufragios.

Por el lado demócrata, la derrota reconocida por Gillum, el primer candidato afroamericano para la Gobernación de Florida, la misma noche de las elecciones es ahora esperanza, mientras que el veterano senador Nelson, que nunca aceptó la derrota, emprendió una campaña para que todos los votos sean contados y adelantó que presentará una demanda en caso contrario.

El abogado de Nelson, Marc Elias, ha denunciado una “posible” falta de calibración de las máquinas y fallos del diseño de la papeleta en Broward.

El gobernador Scott dijo hoy que urgió a la policía estatal investigar, porque ningún grupo de “activistas liberales o abogados de DC (Washington) podrá robar esta elección”.

Resultados pendientes en tres estados

Florida, unos de los estados más “indecisos” del país, se une así a Arizona, donde está pendiente de definir un escaño por el Senado, y Georgia, que aún no tiene definido el cargo de gobernador.

El posible recuento en Florida ha devuelto a la palestra el caos electoral de 2000, cuando hubo que recontar los votos de las elecciones presidenciales.

Varias semanas después ganó la Presidencia el republicano George W. Bush (2001-2009) por haber logrado 537 votos más en Florida que el demócrata Al Gore, que fue vicepresidente de Bill Clinton.

En defensa de su aliado Scott, el presidente Trump arremetió hoy contra la supervisora electoral de Broward, de quien dijo que “tiene una historia horrible” y está “encontrando votos de la nada”.

En su calidad de candidato, no de gobernador, Scott presentó el jueves una demanda contra Snipes y contra la supervisora electoral de Palm Beach, Susan Bucher.

El republicano denunció que “liberales sin ética están tratando de robar estas elecciones”, mientras que la campaña de Nelson reprochó que su acción este “motivada políticamente” cuando el objetivo es que se cuenten con “precisión” todos los votos.

“El alcalde Gillum concedió (…) y ahora el condado de Broward lo ha puesto ‘de nuevo en juego’. Bill Nelson admitió la elección, ¿ahora está de nuevo en juego? ¡Esto es una vergüenza para nuestro país y para la democracia”, manifestó hoy Trump en su cuenta de Twitter.

A lo que Gillum contestó por Twitter: “lo que es vergonzoso para la democracia es no contar cada voto y usted (Trump)”.