Se enfrentan vecinos y migrantes en Playas de Tijuana

Los centroamericanos siguen con la esperanza de poder cruzar a Estados Unidos

Enfrentamientos en la Tijuana.
Enfrentamientos en la Tijuana.
Foto: Agencia Reforma

TIJUANA, México  – Decenas de residentes de Playas de Tijuana se enfrentaron con integrantes de la caravana migrante a lado del muro fronterizo. En la trifulca hubo manotazos y entre la revuelta se golpeó a algunos niños y una mujer centroamericana.

Molestos por la presencia de al menos 100 migrantes centroamericanos en el área de Playas de Tijuana, vecinos de esa localidad se manifestaron y se dirigieron en contra de la caravana.

Alrededor de 200 manifestantes encabezaron discursos en contra de los migrantes, argumentando que los residentes del área de clase media y clase media alta de la área pagan impuestos y rentas.

“Esto no es un acto de discriminación, entiéndanlo, no es una marcha antimigrante, pero llamamos a la Marina para que nos apoye, es un tema de seguridad social para Playas de Tijuana”, dijeron.

“Nada está por encima de la Constitución y están en contra de mis derechos como mexicano, ¿qué pasó cuando llegan a Playas y no aceptan sándwiches sino que querían pizzas”, argumentaron.

En Playas de Tijuana ya había presencia policiaca desde la tarde del miércoles.

Los manifestantes cantan el himno nacional y se encuentran ambos grupos bajo vigilancia policiaca.

Un conato de gresca, que no pasó de gritos y algunos empujones, se suscitó entre vecinos de Tijuana y migrantes centroamericanos que han llegado a esta ciudad mexicana fronteriza con Estados Unidos.

Reunidos frente a la Iglesia Estrella del Mar, y sin un liderazgo claro, los vecinos reclamaban a gritos mientras algunos arengaban para encender los ánimos, reclamando la presencia de autoridades.

Molestos al ver que nadie se presentaba, algunos convocaron al bloqueo de los accesos, recibiendo en principio la aprobación de varios de los asistentes; sin embargo, otros llamaron a la cordura, advirtiendo que hacer eso sería cometer un delito.

Quienes se oponían a esta acción señalaban que esta no era una solución y advertían que además de ilegal no todos los residentes estarían dispuestos a quedarse toda una noche resguardando las entradas.

Uno de los vecinos advirtió a gritos que estaba dispuesto a hacerlo para la protección de su familia, porque no quería ser objeto de actos delincuenciales por parte de los extranjeros.

Finalmente decidieron caminar un par de calles hasta la delegación municipal de Playas de Tijuana para exigir la atención que demandaban.

Luego de varios minutos de espera y ante la falta de respuesta de las autoridades municipales, un grupo de vecinos decidió acudir al sitio donde acampan unos 250 centroamericanos.

Al lugar acudieron ya de noche decenas de vecinos de Playas de Tijuana y fue entonces cuando comenzaron los gritos entre los migrantes y los residentes; estos últimos clamaban que los centroamericanos estaban en México y les exigían retirarse.

Por su lado, los migrantes empezaron a gritar “Honduras” y algunos de ellos lanzaron botellas de plástico. Varias decenas accedieron a trasladarse a los albergues donde se alojan la mayoría de los alrededor de 800 centroamericanos que han llegado a la ciudad, pero otros decidieron quedarse.

Además de los albergues operados por organizaciones civiles, las autoridades habilitaron la víspera la Unidad Deportiva Benito Juárez, en el centro de Tijuana, como un refugio voluntario para los migrantes que están en Playas de Tijuana. La capacidad del lugar es para poco más de 300 personas.

En tanto, más centroamericanos, principalmente de Honduras, continúan llegando a Tijuana y se espera que a los que ya se encuentran en la ciudad se sumen el viernes 2,000 más.

Estos migrantes forman parte de una primera oleada que partió el 13 de octubre de San Pedro Sula, Honduras, e ingresó a México seis días después desde Guatemala. Son en total alrededor de 4,000 personas, la mayoría de las cuales aún avanzan en distintos grupos por el noroeste de México hacia Tijuana.

Otras tres caravanas (una de hondureños y dos más de salvadoreños, principalmente) se desplazan desde diferentes puntos del país, para un total de 9,000 migrantes que buscan llegar a Estados Unidos.

Con información de Agencias