Hacer línea por Black Friday: una tradición familiar

Los Arellano tienen seis días acampando afuera de un Best Buy para alcanzar ofertas
Hacer línea por Black Friday: una tradición familiar
El Best Buy de Hawthorne muestra una linea significativa de sillas afuera de su tienda. (Jacqueline García)
Foto: la opinion

Como ya es costumbre desde hace seis años, Luis Arellano llegó junto a su familia desde el viernes —16 de noviembre— para hacer fila afuera de la tienda Best Buy, ubicada en Hawthorne, al suroeste de Los Ángeles.

Sin importar el descenso en la temperatura y los pronósticos de lluvia, el padre de familia contó a La Opinión que esta reunión se ha convertido en una tradición, no solo llevada a cabo con el objetivo de obtener los mejores descuentos del año; si no también para disfrutar de un tiempo especial con su familia.

“Pudiéramos hacer las compras en Cyber Monday [por Internet] pero hay algunos descuentos que solo son en la tienda”, dijo el hombre de 39 años de edad.

“Y no nos aburrimos porque tenemos la casa de campaña y en la noche dormimos ahí. También tenemos un cargador portátil para que los niños carguen sus celulares”.

Este año en la lista de regalos, Luis Arellano tiene planeado comprar desde una laptop para su hija Valerie Mendoza hasta un televisor digital para él y videojuegos para su hijo Jonathan Arellano; además de cualquier otro artículo con descuento que se aparezca en el camino.

“El año pasado gastamos como 1,400 dólares y esperamos que este año sea más o menos lo mismo”, señaló.

Entre sus descuentos, el hombre aseveró que ha encontrado celulares prepagados por 8 dólares, electrónicos que originalmente cuestan 60 dólares rebajados a 10 dólares y aparatos más grandes como televisores de 45 pulgadas a unos 150 dólares cuando el precio regular es de 300 a 400 dólares.

Luis Arellano junto a sus hijos Valerie Mendoza, 16, y Jonathan Arellano, 10, esperando en linea desde el viernes 16 de noviembre. (Jacqueline García)

Valerie, de 16 años, dijo que sus amigos le dicen que es extraño lo que hace; no obstante, confiesa que lo disfruta.

“Me dicen que soy rara pero me gusta quedarme aquí con mi hermano”, dijo la adolescente. “En años anteriores nos ha tocado la lluvia y todas nuestras cosas se mojan pero es divertido”.

“Es bueno, estar acampando”, añadió su hermanito Jonathan, de 10 años, aunque confesó que evita contarle a sus amigos de su tradición familiar.

Su padre dijo que sí ha visto un declive en la línea puesto que en años anteriores estaba mucho más larga y que hasta la tienda les traía baños portátiles que colocaban en el estacionamiento. “Algunos traían comida y nos poníamos a platicar todos”, contó.

Sin embargo, y aunque las tácticas cambian para algunos. Arellano continúa con la misma; alternarse con su amigo y su familia para que las sillas estén ocupadas en todo momento.

“Yo me quedo aquí hasta como a las dos de la tarde cuando me tengo que ir a trabajar y él llega con su familia… En la noche regreso con mi familia y nos dormimos aquí”, dijo Arellano.

“Mi esposa se quedó aquí anoche pero hoy [ayer] no sé si pueda porque trabaja y se tiene que ir a la casa”, añadió el residente del sur de Los Ángeles.

Valerie y su hermanito Jonathan muestran la parte interior de su casa de campaña donde pasan la noche. (Jacqueline García)

Tarde pero seguro para Thanksgiving

En Best Buy las puertas abren a las 5:00 p.m. de hoy jueves para que entre el primer grupo de 15 personas —al cual pertenece la familia Arellano. Luego, dejan entrar otros grupos de 15 en 15 personas.

“Nos tardamos comprando como hasta las 7 u 8 de la noche porque las líneas están largas pero obtenemos muchos descuentos”, dijo el padre.

“A veces llegamos con la familia a comer lo que quedó de la cena pero vale la pena la compra”, agregó Valerie con una sonrisa.

Arellano, quien es un experto en la función de la tienda durante el día de Acción de Gracias dijo que al ser parte del primer grupo en comprar, les permite llegar tarde pero seguros a la cena familiar.

Y señaló que a veces también compra cosas para su mamá y regalos navideños que de otro modo costarían una fortuna. La familia aseguró que esta es una fecha que atesoran cada año.

Las ventas

El Viernes Negro es conocido a nivel nacional como el primero de los días de ventas de fin de año con grandes ofertas y por ende algunas tiendas se apresuran a dar sus mejores descuentos.

Aunque en un inicio, las rebajas comenzaban el viernes —y en algunas tiendas a la medianoche— últimamente algunas tiendas como Best Buy optan por hacerlo desde el jueves.

Se estima que las ventas de Viernes Negro aumentaron un 16% en 2017, según la revista Forbes.

No obstante, el Cyber Monday tomó fuerza con un aumento del 16.8% considerado el más grande en la historia con más de 6,000 millones de dólares vendidos