Tradicional procesión guadalupana en Los Ángeles ora por la unidad, la paz y los migrantes

Miles de devotos rinden honor a la Virgen de Guadalupe y San Juan Diego y abogan por las familias y niños separados, los “Soñadores” y miembros de la caravana retenida en Tijuana
Tradicional procesión guadalupana en Los Ángeles ora por la unidad, la paz y los migrantes
Miles de angelinos tomaron parte en la procesión anual en honor a la Virgen de Guadalupe y San Juan Diego por las calles del Este de Los Ángeles. (Jorge Luis Macías, Especial para La Opinion)
Foto: Jorge Luis Macias / Impremedia / La Opinion

Más de 20,000 fieles del sur de California se congregaron en el estadio del Colegio del Este de Los Ángeles (ELAC) para participar en una misa oficiada por el arzobispo José H. Gómez, en la que pidieron a Dios por la unidad, la paz y los migrantes.

Allí, el arzobispo de la Arquidiócesis de Los Ángeles, José H. Gómez, pidió a los católicos orar por las familias separadas, por causa de la orden ejecutiva del presidente Donald Trump, por los “Dreamers” y los miles de centroamericanos varados en la frontera de Tijuana, quienes buscan asilo en Estados Unidos.

“Es verdad, vivimos tiempos difíciles, pero pensamos en todos los que están en la Caravana de Migrantes”, dijo el prelado. “También, nuestro gobierno ha fracasado un año más en aprobar una reforma migratoria justa; la situación de los Dreamers sigue sin solución definitiva, y tantos otros siguen sufriendo”.

Hubo niños vestidos de indios, así como mariachis, matachines y feligreses de Iglesias de todo Los Ángeles. (Jorge Luis Macías, Especial para La Opinión)
Hubo niños vestidos de indios, así como mariachis, matachines y feligreses de Iglesias de todo Los Ángeles. (Jorge Luis Macías, Especial para La Opinión)

En la 87 edición anual de la procesión religiosa de mayor antigüedad en Los Ángeles que concluyó con la
misa en honor a Reina de México, los devotos mostraron su amor, respeto y devoción.

Bajo el tema “Nuestra Señora de Guadalupe: La luz de la paz en la justicia”, el desfile de niños y niñas vestidos de inditos y de la virgen, decenas de grupos de matachines o “soldados de la virgen”, mariachis y bandas musicales atrajo a miles de personas a lo largo del Bulevar César Chávez.

En efecto, desde la intersección del Bulevar Ford y la Avenida Cesar Chávez y el Bulevar Ford, los feligreses marcharon por más de una milla de distancia y en el camino entonaron vivas y cánticos a la “Morenita del Tepeyac”, como preludio a la fiesta del 12 de diciembre, en la que se conmemora el 487 aniversario de las cuatro apariciones de la Virgen de Guadalupe a San Juan Diego, en el Cerro del Tepeyac.

“Desde el cielo una hermosa mañana; desde el cielo una hermosa mañana; la Guadalupana, la Guadalupana, la
Guadalupana bajó al Tepeyac”, cantaban unos al ritmo de mariachi, mientras que la gran mayoría rezaba el rosario y lanzaban vivas a la Virgen, a San Juan Diego y a San Oscar Arnulfo Romero, el recien arzobispo salvadoreno elevado a la santidad.

La procesión contó con coloridas flotas, grupos ecuestres, mariachis, bailarines indígenas y estudiantes de escuelas católicas que escoltaron a La Peregrina, una reproducción digital exacta de la imagen original de la virgen que se venera en la Basílica de la Ciudad de México, y que ha sido bendecida y tocada por la imagen original.

“Yo le rezo a la virgen por todos los que están en mi casa y por todos los que ya están en el cielo”, comentó Brenda García, de 11 años, de la iglesia de Santo Tomas Moro de Alhambra. “Le pido en especial que cuide a mi tío Odilio que murió hace dos años porque tomaba mucho”.

Niños vestidos de indios participan en la procesión. (Jorge Luis Macías, Especial para La Opinión)
Niños vestidos de indios participan en la procesión. (Jorge Luis Macías, Especial para La Opinión)

Tras escuchar a su amiguita, una lágrima rodó por el rostro de la pequeña Marisol Palacios, también de 11 años.

“Yo le pido a la virgen que me ayude para que aquellos que queremos vuelvan a la vida real”, dijo. “Yo quisiera tener de nuevo conmigo a mi abuelita”.

De inmediato su madre, Claudia Palacios la estrechó en sus brazos. Y ambas lloraron por recordar a Ana María García, la abuela de la niña, quien murió cuando ella tenía 4 años de edad.

Carroza con niños “enjaulados”

La carroza ganadora de la competencia entre parroquias y que representó la manera más creativa del tema de este año fue la iglesia de San Carlos Borromeo, de North Hollywood, seguida de las iglesias de San Bernardo (Bellflower), y en tercer lugar hubo un empate entre las iglesias de San Marcelino (Commerce) y Santa Odilia (Los Ángeles).

El carruaje contenía una “jaula”. donde iban ocho niños, en alusión a la reclusión de menores de edad recluidos en centros de detención migratoria, en junio pasado, tras haber sido separados de sus padres, debido a la política de “tolerancia cero” del presidente Donald Trump.

La jaula, niños encerrados, la Casa Blanca y pedido de justicia para los inmigrantes. Es la carroza de la iglesia de San Carlos Borromeo, de North Hollywood. (Jorge Luis Macías, Especial para La Opinión)
La jaula, niños encerrados, la Casa Blanca y pedido de justicia para los inmigrantes. Es la carroza de la iglesia de San Carlos Borromeo, de North Hollywood. (Jorge Luis Macías, Especial para La Opinión)

“Esperaríamos que nuestro presidente, por medio de este mensaje de paz, tome decisiones distintas y ayude a los más desamparados”, dijo Fausto Meza, un feligrés de la iglesia ganadora de $3,000 dólares que fueron entregados para su parroquia.

La temática fue inspiración de Guadalupe Findley, integrante del ministerio guadalupano, al recordar la llamada “perrera” o centro de detención de Texas del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de Estados Unidos.

A un costado de la carroza que presentó una réplica de la Casa Blanca y un martillo de la justicia estaba inscrito el salmo 37:28: “Bienvenidos los que guardan el juicio, los que practican la justicia en todo el tiempo”, y uno más al costado izquierdo del camión que transportaba a los niños “enjaulados”: “Porque el Señor ama la justicia y no abandona a quienes son fieles”.

En la colorida procesión también participó un grupo de jóvenes “Soñadores” y beneficiarios del Programa de
Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), quienes portaron carteles con mensajes de “Ningún ser humano es ilegal” o Protege DACA #Praywithdreamers (#Oraconlosdreamers)

“Yo estaba en el estómago de mi mamá cuando me trajeron mis padres [Alma Delia y Rubén Gutiérrez] a Estados Unidos”, dijo Gil García, estudiante del décimo grado en la secundaria Humanitas de Los Ángeles.

Un grupo de ‘soñadores’ beneficiarios de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) tomaron parte en el evento. (Jorge Luis Macías, Especial para La Opinión)
Un grupo de ‘soñadores’ beneficiarios de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) tomaron parte en el evento. (Jorge Luis Macías, Especial para La Opinión)

“Mis padres se sacrificaron mucho para venir y no es justo que no haya justicia; todos ya hemos hecho mucho por este país y trabajamos para ayudar a la mayoría de los mexicanos”, agregó.

Antes de la misa en el colegio del Este de Los Ángeles hubo una recreación de las apariciones milagrosas de Nuestra Señora de Guadalupe a San Juan Diego. La misa contó con un coro mixto de la iglesia San Lino de Norwalk, San Juan Crisóstomo de Inglewood y Nuestra Señora de Lourdes, en el Este de Los Ángeles, quienes cantaron canciones tradicionales con mariachi, en honor a la virgen.

Este año marca el 487 aniversario cuando la Virgen de Guadalupe se apareció a al indio San Juan Diego en 1531, dejando grabada su imagen en su manta o tilma. La imagen ha sido un símbolo de unidad, compasión, justicia y paz para las personas de todo el mundo.