Lo que no sabes sobre los quistes de grasa en la cabeza

Conoce los riegos y tratamientos para estas formaciones de grasa

Lo que no sabes sobre los quistes de grasa en la cabeza
Foto: Shutterstock

Los quistes de grasa en la cabeza son comunes y se forman debido a la obstrucción de los folículos pilosebáceos (o vello corporal). La única solución para eliminarlos, hasta ahora, es a través de cirugía.

¿Qué es un quiste de grasa?

Es una acumulación de grasa y desechos,  que en este caso, se alojan en el cuero cabelludo, entre la piel superficial de la cabeza y el cráneo. Se forman por residuos de materia orgánica que se encuentran envueltos en tejido epitelial en forma de un pequeño guisante.

Existen varios tipos de quistes que constituyen el grupo de quistes de grasa. Entre los más comunes están los sebáceos y epidérmicos.

¿Por qué se forman?

La formación de los quistes de grasa, en la cabeza o cualquier otra parte del cuerpo, responde a diversas causas.

La más común es por la obstrucción de los folículos pilosebáceos, parte de la piel que da crecimiento al cabello y está formado por varias subestructuras. Entre estas estructuras las que más interfieren en la formación de los quistes son el pelo y las glándulas sebáceas.

¿Qué son las glándulas sebáceas? Conjunto de células que fabrican sebo o líquido alto en grasa que sirven para proteger y nutrir el cabello y la piel que lo rodea.

quiste de grasa cabeza
Fuente: Shutterstock

¿Cuál es el tratamiento?

La única forma para eliminar un quiste de manera completa, es mediante la extirpación en una intervención quirúrgica.

  • Se coloca anestesia en la zona que rodea al quiste, para luego realizar una incisión y extraerlo completamente.
  • Se cierra la herida mediante grapas o sutura simple (dependiendo el tamaño del quiste).
  • Las grapas o puntos suelen retirarse entre los 7 y 10 días después de la operación.
  • La cura puede realizarse en casa.

Los quistes de grasa en la cabeza suelen infectarse con facilidad. Si esto sucede, la piel alrededor estará roja y ocasionará un fuerte dolor, aumentando el tamaño del quiste.

El primer tratamiento para esta infección es la toma de antibióticos y desinflamatorios por unos días, antes de la intervención quirúrgica. Pasada la infección, el quiste vuelve a su tamaño normal y es ahí cuando se extirpa a través de una pequeña cirugía.

En este caso, se realiza una incisión sobre el quiste infectado para extraer el contenido del mismo. Se suele dejar una pequeña gasa que ayude a evacuar el resto del quiste. La herida no se sutura ni se coloca grapa, la cicatrización es normal.

Junto al lipoma en la espalda (protuberancia de grasa entre la piel y la capa del músculo subyacente) los quistes de grasa en la cabeza son muy comunes, y pueden eliminarse en la mayoría de los casos sin ningún riesgo.