Esperan nuevos retos comerciales en frontera mexicano-estadounidense

La nueva zona libre en la frontera norte generará retos para las empresas limítrofes
Esperan nuevos retos comerciales en frontera mexicano-estadounidense
La foto muestra una sección de la frontera entre Tijuana, Mexico, y San Diego, California, EEUU.
Foto: Mario Tama / Getty Images

La nueva zona libre en la frontera norte, creada por México para generar inversión y empleos, generará retos para las empresas limítrofes y mantendrá la competitividad y el intercambio comercial con Estados Unidos, aseguró hoy un especialista en comercio.

James Ahlers, consultor de Comercio e Inversión de la Ciudad de Phoenix, Arizona, dijo que estas medidas tomadas por decreto federal generarán cambios, pero éstos no se verán reflejados de forma inmediata y tampoco puede calificar la medida como algo que “detonará” la economía en las fronteras.

El Decreto de Estímulos Fiscales de la Región Fronteriza Norte, firmado en diciembre por el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, y que entró en vigor el 1 de enero, incluye la reducción del Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 16% al 8%.

También la bajada del precio de la gasolina y el incremento al salario mínimo, de 88,36 pesos diarios (unos 4,35 dólares) hasta 102 pesos (5,02 dólares).

Aunque en la frontera norte, de acuerdo con cifras oficiales, el salario mínimo diario ascendería hasta 176 pesos (unos 8,7 dólares).

“No va a ser un detonante, no va a cambiar el comportamiento como consumidores de la noche al día”, opinó Ahlers.

El especialista agregó que “se podrá ver un proceso paulatino donde puede crecer la economía doméstica, y también puede poner presión a empresas extranjeras en términos de competitividad”, indicó.

Ahlers reconoció que los estados fronterizos como Arizona pueden ver afectadas su economía local, ya que dependen en gran medida de los consumidores de México.

“Estos cambios pueden generar otros retos para las empresas de Arizona y también otras oportunidades. Hay que analizar y pensar cómo van adaptar esas medidas para mantener la competitividad y seguir el intercambio comercial con México”, detalló.

El programa de López Obrador prevé que, a futuro, el precio de los carburantes en su país se homologue con el de Estados Unidos.

“Que el gobierno fije el precio de la gasolina es una cuestión de análisis; no solo se trata de un decreto, sino que debe de tener la capacidad de generar suficiente gasolina para un mercado doméstico”, expuso Ahlers.

En su opinión, el ejecutivo mexicano “tendrá que seguir comprando el combustible a Estados Unidos; no creo que afecte tanto en las fronteras, solo podría disminuir la compra de gasolina en el extranjero”, comentó.

Sobre la disposición de López Obrador de ofrecer mejores salarios para frenar el fenómeno migratorio, Ahlers consideró que es positivo que los fronterizos puedan contar con un sueldo “decente” para adquirir bienes y así evitar la migración.

“Pero hay situaciones macroeconómicas que se pueden ver afectadas por esos cambios, que pueden crear más competitividad en el sector manufacturero”, sostuvo.

“Si se trata de una empresa extranjera y tiene fábricas en México, esto puede afectar sus ganancias y podría cambiar su planta a otro país”, auguró.

Al firmar el Decreto, López Obrador señaló que esta zona libre comenzará a funcionar en una franja de 25 kilómetros, a lo largo de los 3.180 kilómetros de frontera con EE.UU.

La franja fronteriza de México con Estados Unidos comprende municipios de los estados de Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, y se extiende desde las costas del Pacífico a las del Golfo de México.

“Va a ser la zona libre más grande del mundo” señaló en diciembre el presidente López Obrador al expresar su seguridad de que la puesta en marcha de este proyecto fronterizo favorecerá en reducir la migración.