¿Por qué un concesionario pagó $5.8 millones a uno de sus clientes, dueño de un Ferrari?

El concesionario entregó un auto lujosos con fallas mecánicas
¿Por qué un concesionario pagó $5.8 millones a uno de sus clientes, dueño de un Ferrari?
El comprador nunca vio el auto en persona hasta que lo compró
Foto: Pixabay

Un concesionario de Mercedes-Benz en el noroeste de Arkansas perdió una demanda legal por parte de uno de sus cliente y ahora tiene que pagar $5.8 millones por haber vendido un Ferrari  con muchos “defectos no revelados”, según han reportado varios medios de comunicación.

De acuerdo a un reporte de Automotive News, un sitio dedicado a las noticias de autos, el problema comenzó en el 2016 cuando Hamid Adeli, quien fue identificado como el demandante, compró un Ferrari F430 del 2007 usado por la cantidad de $90,000.

Aunque Adeli nunca estuvo presente durante las negociaciones o previas inspecciones del auto, él si tiene registros de llamadas telefónicas, videoconferencias y conversaciones a través de mensajes de texto donde se le fue comunicado que el auto había sido inspeccionado. 

Después de que un concesionario de Ferrari en Texas pre-inspeccionara el lujoso auto italiano, el concesionario de Arkansas entregó el auto deportivo a otro concesionario cerca de Adeli, y, según el reporte, Adeli notó fallos en su deportivo vehículo desde la primera vez que lo manejó.

El primer problema que se presentó en el auto de miles de dólares fue un olor a gasolina que se volvió más intenso con el pasar de los días. Algo que causó que Adeli mandara el auto a inspeccionar con un mecánico experto en Ferraris, quien encontró los siguientes problemas: una bomba de combustible con fugas, problemas de suspensión y un colector agrietado.

Aparentemente, el concesionario se rehusó a compensar a Adeli por los problemas mecánicos encontrados en el auto debido a que él decidió comprar el vehículo en su estado actual. Sin embargo, ellos no contaron con el hecho que Adeli los demandaría por incumplimiento de la garantía, fraude y prácticas comerciales engañosas.

Un jurado entonces le dio la razón al furiosos comprador a finales del 2018 y decidió que el concesionario tenía que pagar $6,835 a Adeli por daños compensatorios, $13,366 en imprevistos y los $ 5.8 millones en daños punitivos, según reporta Automotive News.

Esto nos demuestra que hasta en la compra de autos lujosos los concesionarios tienden a ocultar fallas.