Kevin Hart pierde las esperanzas de conducir los premios Óscar

Las probabilidades son "escasas", dice
Kevin Hart pierde las esperanzas de conducir los premios Óscar
Kevin Hart recibió severas críticas.
Foto: Getty Images

El actor y humorista Kevin Hart no ha parado de repetir a lo largo de estos últimos meses, especialmente tras anunciar que renunciaba a presentar la próxima ceremonia de entrega de los premios Óscar debido a la polémica generada por sus chistes y comentarios homófobos del pasado, que es un “hombre nuevo”, mucho más maduro y ante todo sensible a las vicisitudes y dificultades que marcan el día a día de la comunidad LGBTQ.

Ese es precisamente el mensaje que quiso apuntalar en su reciente visita al programa de Ellen DeGeneres -una de las personalidades más influyentes y poderosas del colectivo en Estados Unidos- y en las diferentes entrevistas que ha venido concediendo en los primeros días de este 2019: una serie de apariciones públicas de las que, a ojos de muchos, se desprende una elaborada estrategia mediática para lavar su imagen y, de paso, recuperar el favor del público a tiempo para poder conducir finalmente esa gala que tuvo que rechazar en su momento con el fin de no robar protagonismo a las “verdaderas estrellas” de la noche.

No obstante, y a pesar de que el intérprete también ha aprovechado algunas de sus últimas declaraciones para dejar en muy buen lugar a los organizadores del evento, de quienes dijo que nunca le pidieron que ‘dimitiera’ y que se conformaban con una mera disculpa, por el momento y a dos meses escasos de tan importante cita, ni la Academia ha revelado todavía la identidad del próximo maestro de ceremonias y, por si eso no fuera suficiente, el propio Kevin Hart acaba de reconocer que las probabilidades de que termine renaciendo de sus cenizas para hacer acto de presencia en el Dolby Theatre son francamente “escasas”.

“Si eres un hombre al que le gusta apostar, eso significa que tienes poco que perder y que tienes que invertir todo el dinero que puedas. Yo no voy a decir nada concreto, y desde luego no aquí, pero lo que está claro es que las papeletas son escasas”, ha asegurado el cómico en una breve y críptica conversación con el portal de noticias The Blast, añadiendo así una dosis adicional de intriga y confusión a la que, solo dos días antes, ya contribuía su buen amigo Chris Rock al descartarse automáticamente como sustituto y posible ‘salvador’ de la ceremonia.

“Me niego a hacer esa mi****, esta vez no me van a pillar. Steve Martin, ¡deberías ser tú el que presente los Óscar!”, aseguraba este a su paso por la cena de premiados del Círculo de Críticos de Nueva York al tiempo que ofrecía una más que razonable solución alternativa.