María Celeste Arrarás: ‘No podía vivir con el espíritu aplastado’

La conductora de 'Al rojo vivo' habla del trato que recibía en Univisión y de cómo su carrera ha florecido en Telemundo
María Celeste Arrarás: ‘No podía vivir con el espíritu aplastado’
La clave para la comunicadora es trabajar duro y mantener la pasión.
Foto: Impremedia

Entre la María Celeste Arrarás de Univisión y la de Telemundo hay una diferencia abismal. En la primera televisora siempre la subestimaron. En la segunda, su carrera ha crecido hasta terrenos que solo existían en su imaginación.

“Un directivo [de Univisión] me veía como que los talentos en cámara no podían aportar ideas, que eran solo para aparecer en la tele”, dijo la conductora de “Al rojo vivo”. “Por eso me fui de ahí”.

Uno de los ejemplos que cita es “El Secreto de Selena”, una serie de televisión que está basada en el libro del mismo nombre que escribió Arrarás y que documentó la vorágine que vivía la cantante tejana en los meses previos a su asesinato.

El libro en español, que lleva 17 ediciones impresas y que en la categoría de no ficción solo ha sido superado en ventas por “Inquebrantable”, de Jenni Rivera, fue el primer documento investigativo que se realizó luego de la muerte de Selena, a quien mató de un balazo la presidenta de su club de fans, Yolanda Saldívar, en marzo de 1995.

Por mucho tiempo, Arrarás sabía que quería llevar ese material a la pantalla, pero no sabía cómo ni cuándo. Fue hasta que comenzó la fiebre de las series televisivas cuando tuvo claro que su libro era material para una de esas producciones. Quedó terminada en 2018 y cuenta con trece capítulos. Arrarás no solo aparece en los créditos como productora ejecutiva, sino que también estuvo a cargo de coescribir el guion.

“Hay gente que se muere por estar frente a la cámara; a mí me gusta porque me gusta esa conexión con el público, pero a mí la parte que más me encanta es la parte detrás, la parte pensante”, dijo la conductora durante una visita reciente que hizo a Los Angeles para presentar su programa desde esta ciudad. “Me fui de Univision porque a mí me gustaba ser cabeza y tener injerencia en cómo se hace un show y todo eso; yo no podía vivir con el espíritu aplastado”.

 

Arrarés celebra el éxito constante de “Al Rojo Vivo”./Impremedia

‘La clave es trabajar duro’

Además de su participación en la parte intelectual de la serie, Arrarás actúa como socia. Es dueña de la tercera parte del proyecto, algo que la tiene feliz porque en negociaciones anteriores que no fructificaron el trato solo incluía la venta de los derechos del libro.

Pero las cosas no paran ahí para Arrarás. Su programa es uno de los más populares de Telemundo, y no solo entre las personas maduras, sino también entre millennials, una audiencia tan difícil como impredecible.

“¿Qué hago para atraer a esta generación? Nada. No tengo la clave, la estoy buscando; para qué echo mentiras”, dijo la conductora puertorriqueña de 58 años que originalmente se hizo de fama cuando dirigía junto con Myrka Dellanos el programa “Primer impacto” en Univisión. “Cuando la gente sintoniza confío en caerle bien, que les guste el programa”.

La clave está, dice, en trabajar duro, pero sobre todo en mantener la pasión.

“Cuando la mantienes se nota. A la gente se le nota cuando estás cansada de trabajar; se te va la chispa de los ojos, te dejan de brillar. Es como cuando estás enamorada, cuando ya estás cansada de tu pareja se te va ese brillo de los ojos”, comparó.

Y otro ingrediente que considera que cautiva a su audiencia es el ser genuina.

“El público lo aprecia, porque en la televisión hay mucha gente ficticia”, dijo.

Aparte, considera que tiene un equipo de profesionales que saben hacer su trabajo, como Rodner Figueroa, una contratación que le costó muchas críticas tanto a Arrarás como a la televisora. Esto por la comparación que hizo el exfashionista de la exprimera dama, Michelle Obama, con una chimpancé cuando trabajaba en “El gordo y la flaca”, de Univisión. Eso le trajo el despido y muchos meses de vituperios.

“Sabíamos que eso iba a pasar”, reconoció. “Ninguno de nosotros somos moneditas de oro; él venía de una situación muy especial, pero creo que sobresalió su talento. Aparte de que pidió disculpas, las entrevistas después de lo que pasó lo ayudaron a escuchar lo que pasó. Ver su proceso de cómo aprendió y lo que sufrió ayudó a que los que no lo habían perdonado lo viesen con otra luz”.

Y no porque Arrarás trabaja tanto deja de lado sus tareas como madre. Está al pendiente de sus tres hijos, ya todos adolescentes, más que cuando eran niños.

“Ser madre soltera es duro, y si tú no agarras esos tres caballos con las riendas bien agarradas se te desbocan”, dijo.

En cuestión de amores todo está bien. Optó por estar sola aunque reconoce que siempre tuvo mucha suerte en el amor.

“Ya llevo tres años que por elección he estado sola, primero que nada para concentrarme en mis hijos, y también porque, como siempre estuve con alguien, yo no sabía cómo estar sola”, dijo. “Dije, ‘en algún momento de mi vida tengo que estar sola, quiero aprender a estar sola’; cuando esté con alguien de nuevo quiero estar por la razón correcta, no por miedo a estar sola”.