Investigación corrobora que ex asambleísta Sebastián Ridley Thomas acosaba a empleadas

Él siempre ha negado las acusaciones, y su abogada alega que la investigación fue discriminatoria

Una investigación ordenada por la Asamblea estatal contra el ex asambleísta Sebastián Ridley Thomas corroboró una conducta inapropiada al menos hacia dos empleadas del Capitolio Estatal hace dos años cuando servía como legislador estatal.

Ridley Thomas renunció el 31 de diciembre de 2017 alegando problemas de salud.

La investigación fue hecha por Vida Thomas del despacho Stoel Rives LLP. Consistió en la realización de 15 entrevistas y en la revisión de documentos. Concluye que muy probablemente el ex asambleísta llevó a cabo un comportamiento que va en contra de las políticas contra el acoso sexual de la Asamblea Estatal.

Una de las acusaciones indica que a principios de 2016 tomó la mano de una empleada del Capitolio por un largo rato de manera que la hizo sentirse incómoda.

Otra de las acusaciones fue porque repetidamente le guiñó el ojo a una empleada del Capitolio haciéndola sentir incómoda.

Una tercera acusación reveló que en agosto de 2016, el entonces asambleísta acosó a una trabajadora de la legislatura estatal, y después del incidente la intentó contactar.

Básicamente la intentó besar a la fuerza y le dijo que ella podía sentir su órgano sexual erecto contra su pierna.

Las indagatorias corrobaron que más de una vez tomó la mano de la empleada de manera y le guiño el ojo, además de hacer incómodas insinuaciones sexuales.

En una carta, el presidente de la Asamblea, Anthony Rendón, dice que esta conducta viola las políticas contra el acoso sexual de la Asamblea Estatal.

Nancy Sheehan, abogada de  Ridley-Thomas dijo que durante los 30 años que lleva de ejercer el derecho, lo cual ha incluido investigaciones en lugares de trabajo, no recordaba un un proceso de investigación y una queja más discriminatoria que la hecha contra el ex asambleísta.

Añadió que el Comité de Reglas de la Asamblea informó a Ridley-Thomas de una queja en su contra en noviembre de 2017, pero no le dio información hasta que lo entrevistaron ocho meses más tarde.

“Le dieron relativamente poco tiempo para que juntara documentos a su favor, lo cual de ninguna manera es proporcional al año entero que tuvieron las quejosas para preparar sus acusaciones antes de que mi cliente fuera entrevistado”, señaló.

De 31 años de edad, Ridley-Thomas fue electo a la Asamblea en 2013. Es hijo del supervisor del condado de Los Ángeles, Mark Ridley-Thomas.