Por qué no debes hablar de tus relaciones en redes sociales

El uso de redes sociales sigue siendo un problema

Por qué no debes hablar de tus relaciones en redes sociales
Foto: Shutterstock
Foto: shutterstock

Según se demuestra, es recomendable no compartir demasiado con la pareja en las redes sociales. No se trata de que la ocultes al mundo, pero un poco de libertad y de privacidad nos viene bien a todos. 

Tanto en Instagram como en Facebook se pueden ver parejas que destilan su amor a cada oportunidad que tienen. Exhiben su relación, todo lo que hacen y comparten. Incluso se comentan los estados mutuamente, comparten links o suben infinidad de fotos juntos. Esto lo único que hace es fomentar una relación basada en la virtualidad, más que en lo real. Si hablamos tanto en las redes, ¿qué queda cuando estamos a solas en casa?

Valorar el tiempo juntos, sin distracciones ni redes sociales, es fundamental. Hay que crear el espacio para construir momentos únicos, que pertenezcan solo a la pareja y que no sean de dominio público.

Cuando uno es feliz con su pareja, no necesita de tantos estímulos externos. Esto también aporta una paz interior que engrandece la relación. La fortalece.

No estamos diciendo que estar todo el día en Facebook sea contraproducente para ser feliz, pero al parecer podría haber indicios de que la gente que más lo usa tiene más probabilidades de ser psicópatas y narcisistas.

Según revelaba la BBC, a través de una encuesta a 800 hombres de entre 18 y 40 años se pudo determinar que “el narcisismo y la psicopatía predijeron el número de selfies publicados”, mientras que el narcisismo y la auto-objetificación predijeron la edición de fotografías de uno mismo publicadas” en redes. Con otro estudio se determinó que el etiquetar, comentar y publicar con frecuencia en Facebook podría ser señal de narcisismo, tanto en hombres como en mujeres.

Todo esto, como ya hemos apuntado, no significa a que tengas un problema mental o que seas menos feliz con tu pareja por hablar con ella en las redes sociales. Pero si ese tiempo se invierte en compartir en la vida real, a la larga, la satisfacción puede ser mayor.