Su madrastra intenta arruinar el día de su boda, por suerte la mamá “se ocupa” de ella

Las bodas reúnen a familiares y nuevas parejas de éstos que pueden hacer del día algo más estresante de lo esperado

Jennifer es una joven que siempre había soñado con el día de su boda. El esperado acontecimiento se acercaba y nada podía frenar su emoción, no quería que nada pudiera empañar ese gran momento. Ni siquiera el desagradable divorcio de sus padres.

Todo iba tan bien que incluso su madre había encontrado un vestido perfecto para la ocasión. Sentía que iba a ser la novia más guapa del mundo, con la madre más elegante de todas.

Pero una semana después, Jennifer se horrorizó al saber que la nueva y joven esposa de su padre se había comprado exactamente el mismo vestido que su madre.

Jennifer le pidió que lo cambiara, pero ella se negó.

La afectada novia le contó a su madre la situación, temiendo que se produjera una gran crisis que pudiera afectar la celebración de su boda. Pero su progenitora le restó importancia. Ella sí estaba dispuesta a cambiar el vestido, porque eso no era lo importante. Lo importante era ella y su boda.

“No importa, cariño. Conseguiré otro vestido. Después de todo, es tu día especial”, contó la madre,  según informa Sunny Skyz.

Unos días después, fueron de compras y encontraron otro vestido precioso para su madre.

Pero la madre decidió no devolver el vestido que compró inicialmente, sino que se lo puso para acudir a la cena de ensayo de la ceremonia. Así todos vieron que ella lo llevó antes que la nueva novia de su ex marido.