Horóscopo: Fuego, Tierra, Aire y Agua, cómo se llevan los 4 elementos en el amor

Están los más sensibles, los pragmáticos, los que necesitan tener todo resuelto, los sociales y así combinan entre ellos
Horóscopo: Fuego, Tierra, Aire y Agua, cómo se llevan los 4 elementos en el amor
Bastaría decir que no hay dos horóscopos iguales.
Foto: Shutterstock

Los elementos, Fuego, Tierra, Aire y Agua, conforman y organizan la energía básica que opera directamente en nosotros. Es energía activa y visible de nuestra expresión. La configuración de los 4 elementos de una carta astral, es la cantidad de energía que posee una persona. Lo que muestra los elementos disponibles que tenemos, es la cualidad que nos sale de manera natural, espontánea, con facilidad. El saber la cantidad que tenemos de cada uno nos describe qué características nos salen fácil y cuáles debemos incorporar a conciencia, con esfuerzo.

Podemos tener 2, 3 ó los 4 elementos dentro de nuestro sistema energético. Y existen diferentes combinaciones entre ellos, que marcan nuestro ritmo orgánico.

A continuación vamos a explicar cada uno de los elementos y luego veremos sus compatibilidades. Es importante recordar que uno no puede hacer una lectura global de su carta con esto. Simplemente estamos contando una parte de la energía que poseemos.

Shutterstock

Característica del Fuego: visibilidad (Aries – Leo – Sagitario)

La energía del Fuego es radiante, brilla, da calor, se enciende a través de un combustible (un estímulo que puede ser interno o externo. Un deseo), el fuego actúa si tiene ganas, se enciende a través del combustible. Los fueguinos son visibles por su alegría de vivir, energía rápida y entusiasta. Por eso, se los ve como personas impulsivas, ardientes, expansivas, espontáneas, optimistas, competitivas, radiantes, con mucha iniciativa, decididas y confiadas de sí mismos. Necesitan ser miradas y reconocidas.

Shutterstock

Característica de la Tierra: el mundo terrenal (Tauro – Virgo – Capricornio)

La energía de Tierra es sólida, concreta, estable, su ritmo es lento porque espera el tiempo orgánico para que las cosas tomen su curso, tiene la capacidad de construir con paciencia los objetivos propuestos porque tiene la cualidad de sostener las cosas en el tiempo sin cansarse. Por eso las personas terrestres tienen el talento de trabajar duro y con perseverancia, comprendiendo que el proceso evolutivo de las cosas es lo importante para llegar a la cima. Conciencia de esfuerzo, trabajo y tiempo es lo que llevará a “los tierra” a tener la capacidad de concretar las cosas. Desde lo más pequeño a objetivos grandes. Son responsables y tienen la cualidad de comprender el funcionamiento del mundo terrestre.

Shutterstock

Característica del Aire: el mundo de los pensamientos (Géminis – Libra – Acuario)

La energía de Aire es libre, liviana, cambia continuamente, es como el fluir de los vientos. El aire es un vehiculizador de información, es el que lleva y trae contenidos con información. Puede ver las cosas en perspectiva y posee una mirada objetiva de las cosas. Por eso, las personas que tienen aire son desapegadas emocionalmente, libres en sus relaciones, comunicativas, súper sociables, interesadas por el mundo de las ideas, creativos y necesitan de la palabra para poder expresarse.

Shutterstock

Característica del Agua: el mundo de las emociones (Cáncer – Escorpio – Piscis)

La energía del agua es la sensibilidad, la emoción, la conexión con nuestro mundo interno. Percibe el mundo intangible. Puede expresar emociones y sentimientos y tiene la cualidad de poder vivirlos y atravesarlos. En ocasiones, se siente al agua como un tsunami interno y otras como agua de lago, hermosa y contemplativa. Lo cierto es que los acuáticos captan y absorben todas las vibraciones y estímulos que los rodean. Por eso, se los ve emocionales, sensibles, perceptivos, imaginativos y amorosos. Y en ocasiones cuando el tsunami interno se activa, pueden ser violentos y muy reactivos.

Compatibilidad entre Elementos:

Fuego – Fuego: esta unión es muy expansiva. Hay mucho deseo en el vínculo. Cuando ambos poseen el mismo deseo, van por él de manera divertida, confiada y activa. Si cada uno tiene un deseo diferente, deberán definir por dónde ir exponiendo su potencia arrasadora fueguina.

Fuego y Tierra: un excelente equipo para construir deseos. El fuego tiene el deseo, el riesgo y la confianza para avanzar. Y la tierra tiene la cualidad de construir paso a paso, deteniéndose en los detalles y viendo que las cosas se realicen en tiempo y forma.

Fuego y Aire: grandes amigos de aventura. Sin duda a esta dupla no le faltaran vínculos sociales y diversión. El aire es muy racional y el fuego es pasional, aquí pueden tener sus entredichos. Pero ambos tienen ritmos veloces y no se detienen ante las tristezas, sino que las pasan por arriba avanzando hacia otros lugares donde prime la luz y las ideas. El poder detenerse y contemplar su alrededor será una tarea para este vínculo.

Fuego y Agua: esta dupla es una unión de pasión y emoción. La subjetividad estará a la orden del día. Recuerden que el fuego actúa por pasión y deseo, y cuando no obtiene lo deseado aparece la frustración (fuego enojado) y así el fuego confunde a esta sensación como emoción. Mientras que el agua, cuando queda tomada por algún estímulo que recibió en exceso, se siente emocionalmente cargada y en algunos casos puede sacarlo a través de la pelea. El fuego ante cualquier ataque reaccionará de manera activa. Puede ser gritón o se irá para no tocar la oscuridad que le puede llegar a traer el agua con sus emociones profundas. Es importante para ambos tener un tipo de descarga para drenar el agua y bajar el incendio fueguino. Para el fuego algo corporal es ideal. Y para el agua algo artístico la ayudará.

 

Tierra y Aire: esta es una dupla bien racional y práctica. Un poco fría. Pero con mucha claridad mental. No hay sobresaltos. El aire otorga ese movimiento y cambio continuo y la tierra tratará de enfrascar todas las ideas proporcionadas por el aire. Por momentos el aire sentirá que se aburre con la tierra. Y la tierra sentirá que el aire es un torbellino y necesita tranquilidad. Pero, con una mirada objetiva y práctica, esta dupla puede lograr llegar a un acuerdo.

Tierra y Agua: estos compañeros tienen un ritmo lento y sin prisa. El agua sentirá cosas más allá de la lógica terrenal y a la tierra le costará comprenderlo. Pero la tierra puede acompañar su proceso de lentitud respetando cada uno de los pasos. El agua aportará el afecto sin barreras ayudando a la tierra a soltarse y a recibir.

 

Aire y Aire: esta dupla volará, habrá muchos programas en el día, mucha actividad y sociales. Serán despistados y tendrán poca organización pero grandes ideas y buenos grupos de amigos.

Aire y Agua: esta dupla posee una distancia energética bien marcada. El agua es emocional y tiene el don de percibir hasta lo que no se ve. Mientras que el aire es el elemento que se encuentra disociado de sus emociones. Su manera de sentir es a través de los pensamientos, y le resulta difícil conectar con el mundo de las emociones y el cuerpo. Para el aire, el mundo del agua es demasiado intenso. Y para el agua el mundo del aire es atractivo pero muy superficial. Esta dupla deberá aprender uno del otro, el aire a captar más las sutilezas y el agua a ponerle palabras a los sentimientos para sacarlos afuera.

Agua y Agua: esta dupla es pura emoción y sensibilidad. Son de emociones amplificadas, cuando aman es con toda su fuerza y cuando odian también. No hay grises. Esta dupla necesita mucho de la palabra y de realizar actividades juntos para conectarse con su lugar más íntimo y de unión total. Así el agua sentirá que sus emociones se limpian y su mirada subjetiva puede ser un poco más nítida. El escuchar música juntos contemplando la luna los hará llegar a conversaciones hermosas.

Por: Lula Aicardi


Consulta tu horóscopo
de hoy