‘Tata’ Martino dice que no besará la playera del Tri, pero que la tiene puesta

Dice que la ilusión y ganas de hacer historia con México sobran, y que la materia prima 'es importante'
‘Tata’ Martino dice que no besará la playera del Tri, pero que la tiene puesta
Gerardo Martino posó con la playera del Tri en Los Ángeles.
Foto: SUM

Los Ángeles.- Al presentarse por primera vez en los Estados Unidos como director técnico de la selección de México, Gerardo “Tata” Martino se refirió al muchas veces espinoso tema de ser un entrenador extranjero al frente del equipo tricolor.

“Yo entiendo que siempre es difícil para una selección tener a un técnico extranjero. Siempre esta cuestión nacionalista que también está instalada en el fútbol hace que siempre pensemos que lo correcto es volcarnos a entrenadores nacionales y yo creo que no está mal esa postura. Me toca hoy estar a mí como en su momento han estado (Ricardo) La Volpe o Juan Carlos Osorio”, dijo Martino el jueves en Los Ángeles.

“No nacimos en México, pero automáticamente cuando ocupamos este cargo nos ponemos la camiseta y damos lo mejor”.

Pero el hombre de 56 años nacido en Rosario, Argentina, aclaró: “Yo no soy de aquellos que vayan a sacudirse la camiseta o que la vaya a besar, porque creo que mi compromiso se tiene que manifestar a través de trabajo. Pero sí darle al garantía a la gente que nosotros, desde el 6 ó 7 de enero que firmamos, ya la camiseta la tenemos puesta”.

Martino ha dedicado su primer mes como seleccionador de México visitando a equipos de la Liga MX, mirando a jugadores del circuito y conociendo a entrenadores. Su debut vendrá a finales de marzo en una fecha FIFA que para el Tri presenta duelos contra Chile y Paraguay.

“Es una ilusión muy importante poder pertenecer a la selección de México, ocupar este lugar es una gran responsabilidad”, afirmó Martino, quien llegó a la selección tras coronarse el año pasado en la MLS con el Atlanta United.

Conocedor, experimentado y cómodo en su nuevo cargo, el “Tata” expresó entusiasmo y optimismo, pero con inteligente cautela.

“Cuando uno asume las responsabilidades de ser entrenador de un equipo o de una selección, la responsabilidad máxima ya está totalmente instalada; después vendrá la preparación del equipo y de la competencia, y la forma en que nosotros adquiramos prontamente una idea de juego acercará o alejará de los objetivos que nos hemos planteado”, externó.

¿Estilo de juego? Hasta la Copa Oro

Martino rechazó comentar sobre el polémico tema de las “rotaciones” de jugadores que caracterizaron la gestión de Juan Carlos Osorio, a quien elogió por su labor con el Tri, e indicó que las bases de ese estilo podrán ser sentadas hasta la Copa Oro de junio y julio, cuando tendrá oportunidad de trabajar por bastantes días con los jugadores que convoque. “La forma de juego requiere de tiempo de trabajo”, dijo.

Cuestionado sobre cuál cree que es la receta como entrenador para conducir a una selección nacional a hacer historia, el extécnico de Paraguay y Argentina respondió relativamente reservado:

“No sé si receta, pero lo que sí debemos de tener cuando existe la posibilidad de trabajar en un determinado lugar, es conocer lo que se busca y saber si tenemos la materia prima adecuada para poder lograrlo. Cuando se hace análisis y si ese análisis es positivo, seguramente empieza la ilusión y las ganas de poner todos nuestros esfuerzos y poder lograrlo.

“La ilusión y las ganas sobran, y la materia prima es muy importante la que vamos a contar. Con lo cual entendemos que tenemos derecho a ser optimistas”, dijo Martino.

El “Tata” concluyó su encuentro con reporteros admitiendo que fue “totalmente desafortunado” cuando bromeó con su compatriota Iván Marcone que ya se podía naturalizar mexicano, durante una visita a las instalaciones del Cruz Azul. Haberlo reconocido fue un punto a favor del técnico porque sonó sincero.

Y dijo que a él no le constan algunas historias mencionadas sobre imposición de jugadores en el Tri, concretamente acerca de versiones de que a Ricardo Ferretti no le prestaban jugadores en su interinato y que Osorio debió llevar al Mundial a seleccionados que él no había elegido.

“Aspiro a trabajar como en cada uno de los lugares donde trabajé: con total libertad a la hora de elegir futbolistas”, confió.

Su propia revancha contra Chile

El debut de Martino al frente del Tricolor será el 22 de marzo contra la selección de Chile en San Diego, un juego que tiene un ingrediente adicional, pero no solo para México por aquella tragedia del 7-0 en la Copa América Centenario, sino también para el propio técnico.

“La selección de México tiene una historia con la de Chile y yo tengo mi propia historia con la selección de Chile”, dijo Martino a propósito de que La Roja le impidió en dos ocasiones (2015 y 2016) coronarse campeón de la Copa América cuando él dirigía a Argentina.

“Pero las etapas en el fútbol se van superando, van pasando y los partidos son totalmente diferentes, y aquello que pasó en algún momento, lamentablemente no pudo ser ni para la selección de México ni para la selección de Argentina de una manera diferente… Lo que queda es trabajar para hacerlo bien”.

Regresar a México sin retroceder

Sobre el retorno a México del defensa Carlos Salcedo, quien decidió dejar el fútbol alemán para unirse a Tigres, Martino consideró que al menos en ese caso no lo considera un retroceso, además de que también deben tomarse en cuenta las razones personales de cada jugador.

“Es cierto que nosotros pretendemos que los futbolistas jueguen en las mejores ligas del mundo, (pero) el segundo paso para mí es que los futbolistas jueguen, y de ninguna manera yo considero un retroceso que él haya venido a jugar al fútbol mexicano”, comentó el exentrenador del Atlanta United.

“Porque además cuando uno analiza las otras ligas, las europeas, no sé si hay muchos partidos como América-Monterrey, Cruz Azul-América, Monterrey-Tigres, Tigres-Pachuca; en México hay seis, siete, ocho equipos que son muy parejos y que les dan una competencia muy importante a sus futbolistas”, agregó Martino al señalar que en ligas como la de España, Alemania o Italia hay dos o tres equipos que sobresalen muy por encima del resto”.