Empieza la construcción del Muro, otra Vez

Este año se cumple el 30 aniversario de la caída del Muro de Berlín. Todavía puedo oír a los estadounidenses celebrando cuando Ronald Reagan exigió, “Sr. Gorbachev, derribe este muro!
Empieza la construcción del Muro, otra Vez
Empleada del Refugio de Vida Silvestre del Bajo Río Grande Nancy Brown en el lugar de construcción en 2008.
Foto: Krista Shyler / para Sierra Club

Este año se cumple el 30 aniversario de la caída del Muro de Berlín. Todavía puedo oír a los estadounidenses celebrando cuando Ronald Reagan exigió, “Sr. Gorbachev, derribe este muro!”

Ahora también se cumple el 10º aniversario de un evento histórico mucho menos conocido — el Borderlands RAVE. Fue una expedición que organicé con la Liga Internacional de Fotógrafos de Conservación para atraer atención sobre la belleza, biodiversidad, valor y vulnerabilidad de los terrenos fronterizos entre Estados Unidos y México tras la aprobación de la Ley de Vallas de Seguridad de 2006.

En ese viaje éramos 15 de nosotros, algunos de los fotógrafos, científicos y cineastas más comprometidos con quienes he trabajado. Viajamos a lo largo de la frontera desde San Diego hasta Brownsville, del 19 de enero and 19 de febrero de 2009. Documentamos algunos de los hábitat de belleza más exquisita y más excepcional de Norte América. Nos quedamos con residentes de la frontera quienes nos abrieron sus hogares y compartieron  sus historias de amor por su terruño fronterizo. Nos detuvieron la Patrulla Fronteriza, los reventones de ruedas y la arena del desierto. Y dormimos bajo el techo de las estrellas.

Perritos de las praderas en el norte de Chihuahua, México

(Pié de foto: Perritos de las praderas en el norte de Chihuahua, México)

Los últimos días del viaje los pasamos en el Valle de Bajo Río Grande, donde sobrevive menos del 5% del hábitat original y donde la construcción del muro ya había destruido bosques y dejado la tierra yerma. Esto acabó con las pasajes secretos y hábitat del ocelote y el jaguarundí, ambos en peligro de extinción. Preparó el terreno para inundaciones masivas que pondría en peligro los galápagos de Texas en 2010. Y disminuyó un refugio casi eliminado para aves y mariposas.

Cuando terminó el viaje, habíamos tomado miles de fotos, pruebas innegables de la importancia de los terrenos fronterizos y de la amenaza que significa para ellos el muro. Entonces creía que si mostrábamos esta evidencia al Congreso, esta destrucción acabaría. En marzo de 2009, creé una exhibición de las imágenes de nuestro equipo y trabajé con los Defensores de la Vida Silvestre, el Sierra Club, el Centro para la Diversidad Biológica, el Comité Central Menonita, y amigos y familiares para instalar la exhibición en la Cámara de Representantes. Celebramos una recepción y una charla, y varios congresistas asistieron para mostrar su oposición al muro. Hicimos lo mismo en el Senado en noviembre de 2009, en el 20º aniversario de la caída del Muro de Berlín. Y los senadores también acudieron a expresar su oposición al muro. El presidente acababa de ser investido que, durante su campaña, había dicho:

“Los muros entre los países que más tienen y los que menos no se sostienen. Los muros entre razas y tribus, nativos e inmigrantes, cristianos y musulmanes y judíos no se sostienen”.

Pero el Presidente Barak Obama votó a favor de la Ley de Vallas Seguras, y seguiría construyendo el muro fronterizo que había empezado George W. Bush.

Avancemos 10 años. Acabo de dejar mi hogar de Washington, DC, y tomé un vuelo al sur de Texas donde la construcción del muro fronterizo en el Valle del Río Grande ha vuelto a empezar. Donald Trump se ha convertido el cuarto presidente seguido, empezando con Bill Clinton en los ’90, en expandir el muro entre México y Estados Unidos. Como los otros, Trump también usará terrenos privados, pero empezará con los más fácil, los terrenos púbicos, donde ya ha suspendido la Ley de Especies en Peligro, la Ley de Aire Limpio, la Ley de Política Ambiental Nacional y cualquier otra ley que impida la construcción. El Congreso otorgó al poder ejecutivo esa prerrogativa en virtud de la Ley de Real ID de 2005.

Conejo del desierto cerca de la construcción del muro en 2008, Corredor Ribereño Nacional de San Pedro, Arizona.

En estos días voy a presenciar y documentar la destrucción de los bosques donde las aves han empezado a construir sus nidos y las mariposas a poner sus huevas. Esto va a ser destruido con máquinas comparadas con los impuestos de los estadounidenses.

Mi primer impulso es terminar con algo insidioso, como ¡Feliz Aniversario!

Pero sugeriría que es posible simplemente dejar pasar este momento y aceptar los muros como algo inevitable de este mundo moderno, junto con extinciones masivas de la biodiversidad de la Tierra, el caos climático y el nacionalismo. Ni es el momento ni es inevitable. Así que terminaré pidiendo que cada persona que lea este llame a sus congresistas, porque algo que he aprendido es que los políticos no hacen algo porque están a no en lo cierto, sino porque sus votantes lo exigen.

Para más información sobre la historia de la frontera México-Estados Unidos visite: Embattled Borderlands. O consulte mi libro Continental Divide: Wildlife, People and the Border Wall. O vea Ay Mariposa, una nueva película que se estrena esta primavera.

Krista Shyler es fotógrafa y escritora sobre temas de conservación.