¿Cuáles son los síntomas más comunes del cáncer de pulmón?

El cáncer de pulmón es la principal causa de muerte por cáncer en los Estados Unidos
¿Cuáles son los síntomas más comunes del cáncer de pulmón?
Foto: shutterstock

El cáncer de pulmón es un tipo de cáncer que se produce por el crecimiento y la multiplicación descontrolada de las células que recubren el pulmón. Éstas se convierten en células anormales y forman un conglomerado hasta convertirse en tumor.

El tipo de cáncer pulmonar más común es el cáncer de pulmón de células no pequeñas (CPCNP), que avanza y se disemina de forma más lenta que el cáncer de pulmón de células pequeñas (CPCP); que se produce, mayormente, en las personas que fuman sin control.

¿Cuáles son los síntomas?

Cuando el cáncer de pulmón está en primera etapa no suele presentar síntomas. Éstas aparecen cuando el cáncer ya está avanzado:

  • Dolor en el tórax
  • Ronquera
  • Dolor en los huesos
  • Pérdida de apetito y pérdida de peso
  • Sibilancia
  • Tos incesante (a veces con sangre)
  • Dificultad para respirar
  • Fatiga
  • Dolor de cabeza

El tabaquismo es la principal causa comprobada del cáncer pulmonar; por lo que la principal y más importante recomendación, es evitar el fumar.

cáncer de pulmón
Foto: Shutterstock

Incluso, si te rodeas de personas que sí fuman, también estás en riesgo de contraer cáncer de pulmón. Pasas a ser un fumador pasivo.

Otros de los factores de riesgo ante el cáncer pulmonar son la contaminación ambiental, la exposición a químicos cancerígenos (gas mostaza, gasolina, uranio), la exposición al gas radón y al asbesto.

Este tipo de cáncer causa la mayoría de muertes por cáncer en los Estados Unidos, tanto en hombres como mujeres.

Por otra parte, como todo tipo de cáncer, éste tiene sus riesgos de diseminarse a otros órganos del cuerpo, formando metástasis, y aumentando las probabilidades de muerte.

Así que, para prevenir el cáncer de pulmón: no fumes, evita estar en presencia del humo mientras otros lo hacen; aléjate de los químicos carcinógenos, haz ejercicios y mantén una dieta balanceada.