Alegría y desencanto porque Yalitza Aparicio no obtiene el Oscar 

Activistas mencionan que, con la nominación de la actriz oaxaqueña a los premios del cine, se desempolvó el racismo y el clasismo contra los indígenas en México. 
Alegría y desencanto porque Yalitza Aparicio no obtiene el Oscar 
En la sala de la casa de Odilia Romero hubo reunión de oaxaqueños para celebrar a la actriz mexicana Yalitza Aparicio y al cineasta Alfonso Cuarón./Jorge Macías
Foto: La Opinión

Entre cervezas, mezcal y sodas que bebían los adultos, mientras los más pequeños comían palomitas, un grupo de oaxaqueños pasó tres horas frente a la televisión con la esperanza de que su paisana Yalitza Aparicio se llevara la estatuilla de los premios Oscar.

No hubo algarabía ante los resultados de Yalitza, pero si se escuchó un ¡Que chungón! por los tres premios logrados por el cineasta Alfonso Cuarón: Mejor Cinematografía, Mejor Película Extranjera y Mejor Director.

“El hombre blanco te dejará llegar a la puerta, pero nunca te va a dejar entrar en su casa”, fue la interpretación filosófica de Odilia Romero, coordinadora general binacional del Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB). “También te dejan acercar al poder, pero no te lo sueltan”.

El domingo, en una sala pequeña y acogedora, entre sillones, sillas y banquitos de madera, la alegría de los oaxaqueños brotó cuando Cuarón recibió su segunda estatuilla de la tarde, tras ser declarado vencedor en la categoría de mejor película en un idioma extranjero.

“Esta película en blanco y negro es bastante clásica, es linda y tiene una excelente banda sonora”, comentó Iván Vásquez, propietario de los restaurantes y mezcalerías Madre de Los Ángeles.

Como a las 5:35 p.m., Romero preguntó a sus familiares “¿Ya ganó?”.  Ella iba llegando a su casa de la calle Denver, el sur centro de Los Ángeles. Ya había terminado su jornada laboral en Smorgasburg LA, donde vende comida oaxaqueña.

Entre mezcal y mezcal el evento televisivo paso rápido, sin dar espacio a la desilusión de que su paisana no haya ganado, pero si con la alegría del impacto que generó la nominación de Aparicio ante los ojos de todo el mundo.

La velada concluyó con una interminable conversación sobre la nominación de Aparicio a los premios cinematográficos más reconocidos a nivel mundial, y con una rica cena de tacos de rellena y quesillo.

Justo alrededor de las 8:10 de la noche, cuando se habían dado a conocer el nombre de la ganadora en la categoría como mejor actriz, la madre de Romero, Rufina Martínez, de 76 años, llamó por teléfono a su hija solo para confirmarle lo que acababan de ver por televisión: “Perdimos”.

Tlayudazo” por Yalitza

Orgullosos indígenas oaxaqueños de las naciones Triqui, Mixteca, Zapoteca, Mazateca o de los pueblos Huave, Chatino y Chocho, entre otros, celebraron con un “Tlayudazo” y un mezcal en honor a Yalitza Aparicio.

El evento se realizó el sábado en las oficinas del FIOB, acompañado de aguas frescas, tostadas crujientes, untadas con asiento de puerco, a la que le agregaron quesillo Oaxaca, coliflor picada, tasajo asado y por supuesto, salsa picante preparada en molcajete.

“El domingo nadie iba a cocinar”, adelantó Odilia Romero, coordinadora nacional de una asociación que supervisa los asuntos indígenas en Estados Unidos y México. “Todos los oaxaqueños celebramos la nominación de esta mujer [Yalitza]…, independientemente que se gane o no”.

Orgullosos indígenas oaxaqueños de las naciones Triqui, Mixteca, Zapoteca, Mazateca o de los pueblos Huave, Chatino y Chocho, entre otros, celebraron con un “Tlayudazo” y un mezcal en honor a Yalitza Aparicio. /Jorge Macías.

En California, Washington y Nueva York, casi medio millón de migrantes oaxaqueños de las naciones mixteca y triquis de donde proviene Yalitza, son quienes mantienen la agricultura de este país.

Para ellos, la presencia de su paisana “es un recordatorio para todo el mundo de que los pueblos indígenas oaxaqueños están vivos en el siglo XXI”, añadió Romero. “Su éxito ha aumentado la atención a las 68 naciones indígenas de México (11 millones de personas), donde hasta el 14 por ciento de la población es indígena”.

Contra el racismo y el clasismo

Para Romero, la nominación de Aparicio no solamente representa toda la historia de México, sino también “la resistencia indígena contra el racismo gigante y el clasismo de los mexicanos y de los latinoamericanos”.

“A esos que nos dicen indios no les hacemos caso, son personas ignorantes, pero nuestras mujeres sufren –el racismo y discriminación- desde los 10 años, edad en que llegan a trabajar a las casas de los patrones, aunque siempre hacemos nuestro trabajo con la frente en alto”, enfatiza.

Presente en el “Tlayudazo” sabatino, Luis López Reséndiz, coordinador estatal del FIOB en California, quien nació en Tijuana, pero cuyos padres son oriundos de San Jerónimo Progreso, Oaxaca, dijo que a los mixtecos “Yalitza Aparicio nos llenó de orgullo, porque ella viene también de la misma región”.

“Ella ha llegado a donde muchos indígenas no lo han logrado, y me enorgullece no solo que México sino todo el mundo haya volteado a vernos”, agregó. “Ya será imposible ignorarnos y lo que dijo [Alfonso] Cuarón es cierto, “Roma” expuso a la luz el racismo y clasismo de los mexicanos, al saber cómo Yalitza ha defendido sus raíces mixtecas y triquis”.

El joven recién graduado en política en UC Berkeley, conocedor de la historia de la migración de los indígenas, destacó que el futuro de los pueblos oaxaqueños tiene que ser incluido en la conversación nacional en México.

“Gracias al Congreso Nacional Indígena pudimos convencer a la compañera Marichuy para que se lanzara como candidata a la presidencia de México, y eso, como en el caso de Yalitza despertó al México racista’, dijo Reséndiz, quien indicó que la pantalla más grande del mundo –Hollywood- ha dado la oportunidad de mostrar, no solo el México mestizo, sino la nación con la más grande diversidad lingüística del mundo.

Grabado

Ernesto Yerena, un artista chicano de raíces indígenas de los grupos Yaquis de Sonora, y que creó el grabado para un poster de Yalitza, indicó que su obra la realizó “para conectar su fama con todo el racismo que ha recibido ella, y que es un pensamiento común en nuestra comunidad: “quería festejarla y que sintiera que la comunidad indígena de este lado del cerco la apoya”.

Ernesto Yerena es el autor del grabado en honor a Yalitza./Jorge Macías