Culpables por dejar agua y comida en el desierto para salvar a migrantes indocumentados

Cuatro miembros del grupo humanitario del desierto de Arizona "No más muertes" se enfrentan a una multa y a 15 meses de libertad provisional
Culpables por dejar agua y comida en el desierto para salvar a migrantes indocumentados
Las voluntarias han manifestado que "el crimen real es la política del gobierno [federal] que usa la muerte como freno en la frontera".
Foto: David McNew/Getty Images

Dejan agua y comida en varios puntos para salvar la vida de los migrantes indocumentados que tienen que atravesar el desierto de Arizona y hoy la Corte Federal de Tucson, Arizona, les ha sentenciado a 15 meses de libertad provisional y a una multa de 250 dólares. Son cuatro voluntarias del grupo humanitario “No más muertes” que, en un comunicado de este mismo viernes, han manifestado que “aunque nos hayan declarado culpables, el crimen real es la política del gobierno que usa la muerte como freno en la frontera de Estados Unidos con México.

Natalie Hoffman, Oona Holcomb, Madeline Huse y Zaachila Orozco-McCormick fueron declaradas culpables el pasado 18 de enero de cargos menores por traspasar y abandonar en agosto del 2017 objetos propios (en este caso, galones de agua y latas de comida) dentro del Refugio de Vida Salvaje Cabeza Prieta, en Arizona.

Las voluntarias forman parte de un total de nueve miembros de la organización “No más muertes”, que enfrentaban cargos por su trabajo humanitario en la frontera de Arizona. La Fiscalía Federal retiró cargos criminales contra cuatro de ellas, que solo tendrán que pagar una multa de 250 dólares.

La crisis en la frontera en nuestro país es una situación de vida o muerte. La historia no favorece a aquellos que están en el lado equivocado”, dijo a EFE una de las sentenciadas, Madeline Huse, en las afueras de la corte federal. Huse añadió que las políticas actuales continúan empujando a los migrantes a buscar lugares más peligrosos para cruzar.

Scott Warren, profesor de la Universidad del Estado de Arizona, es el único voluntario que aún enfrenta cargos más serios, por supuestamente albergar inmigrantes indocumentados. Su juicio está programado para el próximo mes de mayo.

La acción de los voluntarios de “No más muertes” se incrementa en verano, cuando las temperaturas superan fácilmente los 100 grados Fahrenheit (38 grados centígrados). Aunque, según asegura la organización, en los últimos años el Gobierno Federal ha dificultado su trabajo, al prohibirles entrar a tierras federales donde se reportan gran parte de los fallecimientos de inmigrantes.