Activistas se quejan de la lentitud de la limpieza en terrenos contaminados por Exide

Denuncian que niños de una primaria sufren las consecuencias de la polución en su desarrollo neurológico
Activistas se quejan de la lentitud de la limpieza en terrenos contaminados por Exide
La supervisora del condado, Hilda Solís habla con Verónica Polanco, vicepresidente del Consejo Vecinal de Boyle Heights (Jorge Macías)
Foto: Jorge Luis Macías

El próximo 19 de mayo, Exide Technologies deberá presentar un plan de medidas correctivas al Departamento de Control de Sustancias Tóxicas de California (DTSC) para la limpieza requerida en miles de propiedades y hogares que fueron contaminadas a causa de haber derretido por casi un siglo baterías de automóviles para recuperar su plomo.

“El condado continuará apoyando los esfuerzos para acelerar la limpieza”, dijo la Supervisora Hilda Solís a decenas de líderes comunitarios y autoridades de salud reunidos en la parroquia La Resurrección, en el Este de Los Ángeles. “Aquí tuvimos nuestro Flint River y la comunidad necesita justicia”.

Solís se refería a la crisis del agua potable contaminada en la ciudad de Flint, Michigan, donde, debido al tratamiento insuficiente, el plomo de 2,500 líneas de tuberías adyacentes al Lago Hurón y el Rio Detroit se filtró de las tuberías de agua al agua potable, exponiendo a más de 100,000 residentes a niveles elevados de plomo.

La enorme planta industrial de Exide Technologies en la ciudad de Vernon contaminó el aire, agua y subsuelo. Cada año procesaba 120,000 toneladas de plomo o aproximadamente 11 millones de baterías anuales.

José González, utiliza un inhalador para poder respirar. (Jorge Macías)

Ubicada en el 2700 al sur de la calle Indiana, la instalación fue cerrada en 2015 en un acuerdo que la compañía hizo con el Departamento de Justicia de los Estados Unidos para evitar una acusación criminal por contaminar a las comunidades residenciales cercanas.

“Este acuerdo le dio inmunidad [a Exide]”, dijo José González, un vecino del Este de Los Ángeles que sufre de cáncer nasal como consecuencia de haber respirado gases tóxicos emanados desde la planta de Exide. “Nadie puede demandarlos por negligencia criminal; yo no me siento bien de salud y ni con el dinero de mi jubilación me va a alcanzar para pagar mis facturas del médico”.

Verónica Polanco, vicepresidente del Consejo Vecinal de Boyle Heights, dijo a La Opinión que cuando comenzó a ir a las juntas se dio cuenta de la gravedad de la contaminación.

“En mi familia había muchas enfermedades de migrañas y tumores”, dijo. “La limpieza de Exide ha durado mucho tiempo, no se ha hecho en orden y eso me preocupa”.

Alberto Téllez, residente del Este de Los Ángeles, dijo que los inspectores de salud limpiaron su casa, pero prometieron regresar para hacer una nueva revisión, pero nunca volvieron. (Jorge Macías)

La líder comunitaria también denunció que, en charlas con la directora de la escuela primaria chárter Artes en Acción, ubicada en Plaza del Sol, “los niños tienen efectos [de la contaminación] en su comportamiento y presentan déficit de atención”.

Según los Centros para el Control de Enfermedades (CDC), en su informe “El diseño de la educación y la reducción de plomo” (LEAD), destaca que los posibles impactos a largo plazo por contaminación por plomo en adultos incluyen problemas de concentración, cambios de temperamento, depresión e insomnio.

A nivel cardiovascular el plomo causa alta presión sanguínea, riesgo de muerte prematura por ataques al corazón o embolias; fallas renales y artritis de gota. En el caso de los hombres llega a provocar disminución de la libido, impotencia sexual y anormalidades en la producción de esperma; debilidad, adormecimiento y dolores musculares y temblores.

Gavin Newsom al rescate

En enero del 2019, el presupuesto del gobernador Gavin Newsom para el año fiscal 2019-20 incluye 74.5 millones de dólares: un préstamo de 50 millones en fondos generales del estado para acelerar la limpieza de unas 700 propiedades que presentan altos niveles de contaminación por plomo y mayor exposición en un radio de aproximadamente dos millas.

Los otros 24.5 millones podrían ser utilizados hasta junio del año 2021. Con ellos se atendería la limpieza de 2,500 propiedades contaminadas en vecindarios latinos de Maywood, Lynwood, Cudahy, Bell, Bell Gardens, Boyle Heights, Commerce, Boyle Heigths y el Este de Los Ángeles.

“Yo agradezco al gobernador [Gavin] Newsom porque nos ha apoyado, pero él tiene la autoridad de supervisar al DTSC para que hagan un buen trabajo, los revise, los monitoree y que escuchen a los residentes [afectados]”.

“Racismo medioambiental”

Ángelo Bellomo, director adjunto de la División de protección de la Salud del Departamento de Salud Pública del condado de Los Ángeles (CPHD), dijo a La Opinión que, de 20,000 propiedades que deben ser limpiadas, aproximadamente unas 10,000 son propiedades residenciales.

“Se han limpiado 2,500, y la respuesta a la lentitud de la limpieza la tiene el estado”, dijo Bellomo. “Ellos respaldaban a la compañía [Exide Technologies] y fueron lentos en reconocer el problema”.

En efecto, los mismos registros del CPHD entre 1987 y 2014, funcionarios estatales de salud conocían de los resultados de más de 2,300 exámenes de sangre tomados a los mismos trabajadores de Exide Technologies.

Dichos estudios revelaban niveles de plomo en la sangre por encima de 25 microgramos por decilitro. Esos niveles son lo suficientemente altos como para causar abortos espontáneos en las mujeres.

Frente a la problemática existente causada por Exide Technologies, el  Departamento de Salud Pública del condado de Los Ángeles carece del poder para la imposición de multas o solicitar cambios sobre la base de dichos análisis de sangre, aunque puede referir los casos a la División de Seguridad y Salud en el Trabajo de California  Cal/OSHA.

Excepto en 2003, el Departamento de Control de Sustancias Tóxicas de California (DTSC) impuso una multa de $40,000 a Exide por el almacenamiento inadecuado de las baterías de plomo-ácido usadas, a sabiendas que la instalación era una presumible trampa mortal para la salud de miles de personas.

En el 2013, Exide se declaró en bancarrota en la corte del estado de Delaware y, un año después, ejecutó una orden estipulada con el DTSC, requiriendo que la empresa reservara $38.6 millones para el costo del cierre de dicha instalación, y limitando la responsabilidad fiscal de Exide sobre la limpieza de residencias afectadas a $9 millones por un período de cinco años.

¿Es este un asunto de racismo medioambiental en contra de las comunidades latinas?

“Es un asunto de injusticia medioambiental que debe llamar la atención de las agencias regulatorias encargadas de aplicar las leyes”, respondió Ángelo Bellomo a La Opinión. “Han ignorado ciertas áreas en algunas comunidades y tenemos que cambiar eso”.