De locos: Soldados mexicanos detienen a militares de EEUU ¡en el lado estadounidense de la frontera!

Los soldados mexicanos apuntaron con sus armas a los dos militares estadounidenses y le retiraron el arma a uno de ellos
De locos: Soldados mexicanos detienen a militares de EEUU ¡en el lado estadounidense de la frontera!
Unos 5 o 6 militares mexicanos detuvieron a los estadounidenses.
Foto: Gardenia Mendoza / La Opinión - / Archivo

Dos soldados estadounidenses fueron detenidos e interrogados por un grupo de seis militares mexicanos el pasado 13 de abril en la colonia conocida como Las Pampas, Texas. Los agentes de Estados Unidos manejaban un vehículo sin identificar y los mexicanos los confundieron con civiles armados. Pero hubo otra confusión más grave: estaban en el lado estadounidense de la frontera.

Los dos soldados de EEUU “realizaban operaciones de apoyo fronterizo” – según un comunicado del Comando Norte de Estados Unidos- cuando los mexicanos les mandaron detenerse y les apuntaron con sus armas. También le quitaron el arma a uno de los soldados estadounidenses y la pusieron dentro del vehículo.

Los funcionarios dijeron que las armas con las que apuntaron los militares mexicanos podrían ser fusiles de asaltos. Los estadounidenses accedieron a que se les retirara el arma para evitar “una situación potencialmente volátil” -según los propios soldados.

“A lo largo del incidente, los soldados estadounidenses siguieron todos los procedimientos y protocolos establecidos”, añadió el Comando del Norte.

Sin embargo, el comunicado también explica que la confusión fue del ejército mexicano ya que “los soldados de EEUU se encontraban adecuadamente en territorio estadounidense” cuando los detuvieron. El encuentro tuvo lugar al sur de la valla fronteriza pero al norte del Río Bravo. En ese área, según explican los funcionarios, el río está seco y lleno de matorrales y, por lo tanto, es “muy fácil” confundir cuál es el límite entre los países.

Al final el incidente se resolvió de manera amistosa. Uno de los soldados de EEUU hablaba algo de español y pudo comunicar la situación. Ambos lados del malentendido prometieron evitar el conflicto en el futuro. Tras resolver todo, los militares mexicanos se retiraros de la zona fronteriza.