Oaxaqueño DACA logra su maestría en Columbia, la universidad de sus sueños

Recibe becas que le permiten salir sin deudas, y ahora se prepara para entrar a la Escuela de Medicina
Oaxaqueño DACA logra su maestría en Columbia, la universidad de sus sueños
Héctor Leonardo Sánchez, un joven nacido en San Pedro Apóstol, un pueblo en Oaxaca, México, se graduó de su maestría en salud pública en la Universidad de Columblia. (foto cortesía Gerrie Lim).
Foto: Gerrie Lim / Foto cortesía de Gerrie Lim

Héctor Leonardo Sánchez Pérez, a quien sus padres trajeron a California de Oaxaca a los pocos meses de nacido, se graduó esta semana de Escuela de Salud Pública Mailman de la prestigiada Universidad de Columbia en Nueva York con maestría en salud pública. En los próximos meses, planea ingresar a una escuela de medicina con los ojos puestos en ser un médico para la comunidad latina.

El joven de 24 años beneficiado con la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) no podía estar más feliz. Sus padres inmigrantes oaxaqueños y sus hermanos menores, Nereida de 16 años y Mateo de 11 años lo acompañaron a su graduación a la Gran Manzana.

“Ha sido una semana muy especial para mis padres. Están muy orgullosos. Soy el primero en la familia en graduarme con una maestría”, dice con voz emocionada por el logro académico.

Se graduó de la Universidad de Columbia con una maestría en salud. (Foto cortesía Gerrie Lim)

Su padre Héctor Sánchez trabaja en mantenimiento en el Valle de Coachella y su madre Angelina Sánchez, es mesera. Era la primera vez que los padres abordaban un avión en Estados Unidos y lo hicieron para cruzar todo el país y encontrarse con el hijo mayor que se graduaba. Héctor Leonardo estaba deseoso de reunirse con ellos y presentarlos a sus maestros.

“Me gradué con un promedio general de 3.9. El último semestre obtuve un promedio de calificaciones de 4”, dice.

Fueron sus buenas calificaciones lo que lo llevaron a obtener una beca de Columbia que le cubrió las colegiaturas. “Salí de la universidad sin deudas”, afirma.

Héctor Leonardo Sánchez al lado de sus padres Héctor y Angelina Sánchez, y sus hermanos menores Nereida y Mateo. (foto cortesía Gerrie Lim)

Héctor Leonardo también estuvo becado cuando cursó la universidad y se graduó de biología por la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA). Fue aceptado para su maestría no solo en Columbia sino en la Universidad de Yale y la Universidad de California en Irvine. Pero Columbia, era la universidad de sus sueños y la escogió, aunque preocupado porque no sabía cómo iba a pagar las altas colegiaturas.

“Tuve que viajar a Nueva York a la Universidad de Columbia para solicitarles una beca. Me la dieron por las dos terceras partes de la colegiatura”, dice.

La colegiatura de Columbia junto con gastos de vivienda, libros, transporte, seguro médico y otros hacen un total al año de $71,409 dólares para la maestría. Por cada semestre del primer año, el joven DACA recibió $25,000 dólares de la beca Heibrunn que le otorgó Columbia. Recibió otra beca de liderazgo en salud publica por Columbia de 5,000 dólares

Sin embargo, como no era suficiente, empezó a solicitar otras becas; y el 26 de abril  de 2017, abrió un cuenta en GoFundme en la que recaudó casi 10,000 dólares.

Héctor Leonardo quiere ser un médico culturalmente competente. (Foto cortesía Gerrie Lim)

Los planes de Héctor Leonardo van más allá de una maestría, quiere ser doctor en medicina y ya se prepara para el examen de admisión. “Mi sueño es ser médico y un día poder dirigir una agencia estatal de salud en California”, comenta.

Un artículo de investigación de 2014, de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) estima que hasta 5,400 estudiantes DACA podrían matricularse en las escuelas de medicina en las próximas décadas, lo cual aliviaría la creciente escasez de médicos en los Estados Unidos por más de 30,000 nuevos galenos.

En estos números me veo a mi mismo porque planeo asistir a la escuela de medicina para ser un médico culturalmente competente“, subraya.

“Quiero combinar la salud pública y la práctica de la medicina para desarrollar un programa de salud comunitario que abogue por políticas de salud equitativas dirigidas a aumentar el acceso del cuidad primario y los servicios de salud mental en las comunidades inmigrantes latinas como el Valle de Coachella”, comenta.

Héctor Leonardo reconoce que la eliminación de DACA por parte del presidente Trump desde 2017, le preocupa. “Cada día hay una noticia mala, pero trato de enfocarme en mi mismo y ayudar a otros estudiantes”, dice.

Héctor Leonardo Sánchez listo para irse la escuela de medicina. (Foto cortesía de Gerrie Lim).

Recomienda a los estudiantes con DACA o indocumentados, buscar el apoyo de la comunidad y de los amigos para no desanimarse de ir a la universidad y hacer estudios de posgrado. “Hay que buscar esos amigos que le dicen a uno que le eche ganas y lo inspiran. Eso me ha servido mucho para llegar a donde estoy”, revela.

Trump puso fin al DACA que otorga permisos de trabajo a los inmigrantes indocumentados que fueron traídos al país siendo niños y evita su deportación. El presidente Barack Obama creó el DACA en 2012 a través de una orden ejecutiva. Desde entonces han recibido sus beneficios casi 800,000 jóvenes. En la actualidad, no se permiten nuevas solicitudes de DACA, solo renovaciones de quienes ya tienen esta protección.

Según un estudio del Migration Policy Institute, cada año se gradúan de las secundarias del país, 98,000 muchachos indocumentados, 27,000 de California.

De hacerse ley, el Acta de la Promesa y el Sueño Americano de 2019, la H.R. 6, que actualmente está en el Congreso, proporcionaría alivio permanente a millones de soñadores y beneficiarios del Estatus de Protección Temporal (TPS), al permitirles la oportunidad de estudiar y contribuir a la economía.