Piden que universidad rompa lazos con empresa que ayuda a ICE

Activistas han lanzado una campaña en internet con la petición a la prestigiosa universidad
Piden que universidad rompa lazos con empresa que ayuda a ICE
El grupo "Mijente" intenta evitar que la empresa Palantir patrocine ("paradogicamente") un evento sobre privacidad.
Foto: ARCHIVO / ARCHIVO

Activistas de la comunidad inmigrante han lanzado una petición en línea para que la prestigiosa Universidad de Berkeley en California (UC Berkeley) rompa sus vínculos con Palantir, una empresa tecnológica que colabora con las autoridades en el arresto de inmigrantes.

La campaña en internet, organizada por el grupo “Mijente”, ya lleva casi 3,000 firmas del público y tiene el objetivo de presionar a la Facultad de Leyes de la Universidad de Berkeley para que rechace el patrocinio de Palantir en su próxima conferencia anual, en octubre próximo, centrada en asuntos de privacidad.

El encuentro universitario contará con la participación de líderes científicos, economistas, filósofos, abogados y otros expertos de la comunidad legal. No está claro si el encuentro afrontará el boicot de académicos opuestos al patrocinio de Palantir.

A los organizadores de la campaña les resulta irónico que una conferencia centrada en la defensa de la vida privada tenga el respaldo financiero de Palantir, una empresa a la que acusan de estar al servicio de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) para engrasar su “máquina de deportaciones”.

En declaraciones a Noticias Telemundo, Jacinta González, de “Mijente”, explicó hoy que su grupo ha realizado varias protestas y campañas contra Palantir, por considerar que la empresa “es extremadamente controversial”.

“La empresa ha estado contribuyendo con la violación de derechos humanos desde sus comienzos… Ha estado implicada en escándalos policiales en Nueva Orleans y en Los Angeles; ha ayudado en tareas de Inmigración. Son una empresa con una reputación horrible”, argumentó González.

La campaña de presión señala que conferencias académicas como la de UC Berkeley “no deberían estar patrocinadas por empresas implicadas en abusos de los derechos humanos, como lo han denunciado Naciones Unidas y decenas de organizaciones de la sociedad civil”.

“Obviamente es absurdo que una conferencia enfocada en la privacidad sea patrocinada por una empresa que deriva sus ganancias de la acumulación masiva y venta de datos personales a agencias policiales”, enfatizó la campaña.

Si UC Berkeley continúa sus vínculos con Palantir eso sería una “aprobación implícita de la separación de familias” y le ayudaría a esa empresa a “pulir su imagen”, según los organizadores de la petición cibernética.

Palantir, con sede en Palo Alto (California), es una de tres empresas que patrocinarán el encuentro en Berkeley y ha estado en la mira de grupos proinmigrantes por renovar en diciembre pasado un contrato con ICE, por unos $38 millones, para facilitar el arresto de padres de niños inmigrantes no acompañados.

Según documentos del Departamento de Seguridad Nacional, divulgados a principios de este mes por “The Intercept”, Palantir elaboró un programa que fue utilizado exclusivamente por ICE durante una operación en 2017 contra personas implicadas en el cruce ilegal de niños inmigrantes no acompañados en la frontera sur.

Los agentes de ICE utilizaron el software de Palantir para recabar datos sobre los menores y archivarlos en un sistema sobre investigaciones en curso.  El diario The Intercept reportó en 2017 sobre el programa en la frontera sur, pero entonces no se conocía el papel que jugaba Palantir en el mismo.

El documento detalló un plan para la identificación, investigación y arresto de personas que hayan facilitado el contrabando de los menores, incluyendo a sus padres y otros familiares.

Durante esa operación, los agentes de ICE arrestaron a más de 400 personas, entre éstos padres y demás familiares que intentaron reclamar a los niños bajo custodia federal.

En esa ocasión, Palantir negó tener un papel directo en las deportaciones argumentando que su contrato era explícitamente con la unidad de investigaciones de ICE, no con la unidad de deportaciones. Pero el documento dejó en claro que ambas unidades colaboraron en las operaciones de arresto de los inmigrantes.

Noticias Telemundo aún no ha logrado respuesta ni de la universidad ni de Palantir respecto a la conferencia académica y el patrocinio de la empresa.

La Unión de Libertades Civiles de EEUU (ACLU), que defiende los derechos de los inmigrantes, no es parte de la campaña de “Mijente”, pero también ha denunciado la cooperación de Palantir con ICE.

Shankar Narayan, director del Proyecto para la Libertad y Tecnología de la ACLU en el estado de Washington, dijo a Noticias Telemundo que no hay duda de que, pese a que Palantir lo ha negado, las herramientas que desarrolló se han utilizado “para facilitar la deportación de padres de familia que no han cometido crímenes”.

Al colaborar con ICE, Palantir ha permitido la creación de una base de datos alimentada por fuentes locales, estatales y federales, de los sectores público y privado, para vigilar y enfocarse en los inmigrantes, dijo Narayan.

Este tipo de acciones “sólo aumenta el miedo y la desconfianza hacia el gobierno por parte de las comunidades inmigrantes y hacen que los demás nos sintamos menos seguros”, aseguró.

Recientemente, Palantir también generó controversia tras obtener del Programa Mundial de Alimentos (WFP, en inglés) de Naciones Unidas un contrato de $45 millones, por cinco años, para rastrear la distribución de ayuda humanitaria para refugiados.

Más de 60 defensores de los derechos humanos enviaron una carta abierta al director ejecutivo de WFP, David Beasley, pidiendo que la agencia reevalúe el alcance de ese acuerdo con Palantir si le interesa proteger su reputación.

Palantir no es la única empresa tecnológica que genera controversia por ofrecer sus programas de recolección de datos a entidades gubernamentales o policiales.

Amazon indicó que sus inversionistas rechazaron por amplio margen, durante un encuentro la semana pasada, sendas propuestas para restringir y supervisar su servicio de reconocimiento de rostros e imágenes, conocido como “Rekognition”, en unos momentos en que el Congreso ha expresado interés en regular esa tecnología en el futuro.

El servicio de Amazon ha sido utilizado por agencias policiales en los estados de Florida y Oregon, pero defensores de los derechos civiles han advertido del enorme riesgo de falsos positivos y arrestos injustificados debido a errores en la identificación de sospechosos.

A la defensiva, Amazon ha dicho que todos los usuarios de su programa deben ceñirse a las leyes que protegen la vida privada de las personas, y también ha creado una página web para denunciar cualquier abuso.