Demanda a hotel por cometer “error” que desenmascaró su infidelidad

Una mujer llevó por años un proceso judicial en contra de este sitio y un banco, a quienes culpa de haber sido los responsables del fin de su matrimonio de 11 años
Demanda a hotel por cometer “error” que desenmascaró su infidelidad
La demanda no procedió.
Foto: Shutterstock

Curiosa historia la protagonizada por una mujer de Rosario, en Argentina, cuya identidad se ha mantenido en el anonimato, quien interpuso una demanda en contra de un hotel, ya que estos habrían tenido “la culpa” de haber destapado su infidelidad.

Resulta ser que la mujer le era infiel a su marido desde hace tiempo con otro hombre y un día, se le ocurrió pasar un rato con su amante en un hotel, cometiendo el “error” de pagar ella la estadía con su tarjeta de crédito.

El problema fue que su tarjeta era una adicional a la que tenía su padre, por lo que al recibir el estado de cuenta y notar dicho cargo, quiso hacerle una broma a ella a y a su yerno, pero lo único que ocurrió fue una tremenda pelea de la pareja luego de que el marido se enterara de que su esposa la era infiel.

Luego de 11 años de matrimonio y un hijo en común, el esposo le pidió a ella el divorcio. A ella no le quedó de otra más que aceptar la petición, no sin antes interponer una demanda en contra del motel y del banco de su tarjeta de crédito, argumentando que ambos habían “vulnerado su intimidad”.

De acuerdo al diario Clarín, la demanda no prospero, ya que la justicia argentina consideró que el hotel y el banco actuaron conforme a la ley. Cabe destacar que el hecho ocurrió en 2008 y fue apenas hace unas semanas cuando se dio resolución al caso.

De hecho, la demandante citó en su demanda a la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el Pacto de San José de Costa Rica, pero el juez consideró que ella era consciente que el resumen de la extensión de la tarjeta llegaría al titular, y que además los comercios y bancos no tienen obligación de utilizar un nombre de fantasía.

La mujer solicitaba 70,000 pesos argentinos (unos $1,500 dólares) para resarcir el daño que le hicieron, cantidad que no consiguió.