Hay centroamericanos, de Haití, del Congo, de la India…¿qué sigue en México para los inmigrantes?

Hay centroamericanos, de Haití, del Congo, de la India…¿qué sigue en México para los inmigrantes?
Migrantes en México.
Foto: David Guzmán / EFE

MEXICO – Tras la aceptación de México de recibir de vuelta a las personas migrantes que crucen la frontera sur estadounidense para solicitar asilo y mientras esperan su resolución, el siguiente paso sería una política de contención discrecional de los flujos migratorios  y una mayor participación del crimen  organizado, como ya ha ocurrido, coinciden analistas.

“Tal parece que todo se va a centrar en el control de los migrantes con la Guardia Nacional, aunque también está pendiente por definir la oferta de trabajo para el tren maya y los proyectos de desarrollo”, advirtió José María Ramos, analista del Colegio de la Frontera Norte quien advierte que los planes de desarrollo propuestos por el presidente Andrés Manuel López Obrador podrían toparse con la realidad que ya vivió su vecino del norte.

“Estados Unidos ya inyectó a través de la Alianza para las Américas $8,000 millones de dólares en los últimos años, igual que muchos países europeos en planes de cooperación internacional  y no se ha logrado frenar la migración por la complejidad de los países con alta corrupción y la violencia”.

Tan sólo entre enero y abril de  2019, México detuvo a 53,544 inmigrantes que pretendían llegar a EEUU, según la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación. De ellos, un 98% son de América Central y 25,000 de Honduras, aunque también destacan por el desplazamiento en grupo, los casi 2,000 africanos con gente de El Congo (808), Camerún (581), Angola (168) y Eritrea (98). De Asia sobresalen los indios (554), Bangladesh (393) y Nepal (127).

El flujo más lejano sigue llegando desde la ruta de la Guyana inglesa que da visas a quien lo solicite. De ahí pasa a Brasil y hasta la peligrosa ruta centroamericana: la UNICEF advirtió recientemente que por la selva del Darien cruzan diariamente 70 inmigrantes, una cuarta parte de ellos, menores de edad y no les importa exponerse a ríos caudalosos, serpientes, jaguares, arañas y todo tipo de bichos.

“Nada los va a detener porque los están matando en sus países, entonces, el muro militar y quienes se podrán abrir paso serán los polleros y el crimen organizado”, lamentó Rubén Figueroa, activista del Movimiento Migrante Mesoamericano, quien teme también ahora por una persecución de quienes han defendido los derechos humanos de los migrantes.

En días pasados, fueron detenidos dos de los organizadores de las caravanas migrantes: Irineo Mújica y Cristóbal Sánchez, de la organización binacional Pueblos sin Fronteras, quienes fueron autores de dos de las caravanas más concurridas el año pasado.

Por ahora, el Instituto Nacional de Migración (INM) no tiene información precisa de las ciudades que recibirán a los migrantes. Actualmente sólo se hace en tres: Tijuana y Mexicali en Baja California, así como Ciudad Juárez, Chihuahua.

Del 29 de enero, fecha en que se dio la primera devolución por parte de Estados Unidos, hasta el 23 de mayo se internaron en total 7,623 personas originarias de Centroamérica a territorio mexicano, todos ellos esperan respuesta de asilo del gobierno estadounidense en los distintos puntos mencionados.