26 años de cárcel para terrorista canadiense iraquí por 5 soldados de EEUU asesinados

Fue beneficiado por un acuerdo de culpabilidad en Nueva York
26 años de cárcel para terrorista canadiense iraquí por 5 soldados de EEUU asesinados
Faruq Khalil Muhammad ‘Isa
Foto: U.S. Attorney's Office

Faruq Khail Muhammad ‘Isa, un canadiense iraquí que ayudó en el asesinato en 2009 de cinco soldados estadounidenses en Irak, fue condenado ayer a 26 años de cárcel por una jueza federal de Brooklyn (NYC), sentencia que fue considerada muy suave por las familias de las víctimas.

Varios de los parientes de los soldados aparecieron ante el tribunal para exigir que el acusado de 51 años pasara el resto de su vida tras las rejas por apoyar a una banda de yihadistas detrás del atentado suicida con bomba en Mosul en 2009.

“Veintiséis años no es suficiente para considerar que este hombre participó en el asesinato de cinco soldados de Estados Unidos y devastó por completo las vidas de cinco familias”, dijo Becky Johnson, madre del sargento Gary Lee Woods Jr (24), citada por New York Post.

La señora dijo que estaba “horrorizada” por el acuerdo de culpabilidad ofrecido por los fiscales en el caso, que podría ver como “Isa podría ser liberada para cuando cumpla 67 años”.

“Se supone que la fiscalía representa los intereses de nuestro país y sus ciudadanos… [pero] parece que no les preocupa que algún día este terrorista sea liberado”, continuó.

“Yo NUNCA seré liberada”, agregó. “Viviré esta agonía hasta que tome mi último aliento. Recibo la sentencia de por vida mientras que a él sólo le dan 26 años”.

Rachel Hall, esposa del sargento asesinado Bryan Hall (32), también criticó el acuerdo de culpabilidad por “menospreciar” el valor de la vida de los hombres; calculando que la sentencia fue de “aproximadamente cinco años por persona”.

“Debería recibir 26 años por cada vida tomada”, escribió en un comunicado.

Como parte del acuerdo, Isa se declaró culpable de un sólo cargo de conspiración para asesinar a estadounidenses.

El ciudadano canadiense iraquí tenía vínculos con la red terrorista multinacional que, el 10 de abril de 2009, envió un camión cargado de explosivos a la base estadounidense en Mosul que, al detonar, dejó un cráter de 60 pies en el suelo, según los documentos judiciales.

Además de Woods y Hall, también fueron asesinados el sargento Edward Forrest Jr. (25), Cpl. Jason G. Pautsch (20) y el soldado Bryce E. Gaultier (22).

Isa admitió haber enviado un correo electrónico a dos de los yihadistas y donado $700 dólares para ayudarlos a ingresar a Irak desde Siria.

Fue arrestado en 2011 con una orden estadounidense en Canadá y ha estado en la cárcel desde su extradición en enero de 2015.

Roslynn Mauskopf, jueza de distrito de Estados Unidos, dijo que Isa tuvo un “papel comparativamente limitado” en la conspiración desde Canadá, lo que no justifica la cadena perpetua según las directrices federales de sentencia.