Se muda a 800 millas para vivir con un chico que solo ha visto una vez

El riesgo que los dos tomaron fue grande, no se conocían casi pero apostaron todo por su amor
Se muda a 800 millas para vivir con un chico que solo ha visto una vez
Shakeela Fetterhoff y su pareja Jeremy.
Foto: Shakeela Fetterhoff

Una adolescente dejó a su familia para mudarse a 800 millas y vivir con su pareja, después de tener solo una cita con él.

Shakeela Fetterhoff tenía solo 18 años cuando conoció a Jeremy en una aplicación de citas.

Primero mantuvieron largas conversaciones por texto y por la aplicación, luego decidieron conocerse en persona. Su primera cita fue en un pizzería y después de eso, al mes de haberse conocido y no haberse vuelto a ver en persona, decidieron mudarse juntos.

Pero parece que la fórmula les funcionó, vivieron un romance que terminó en matrimonio. La pareja sigue unida y tienen dos hijos y esperan un tercer bebé.

Shakeela y Jeremy se conectaron por primera vez en línea el 11 de junio de 2012, cuando ella tenía 18 años y él 24.

“Yo no tenía trabajo y me iban a cortar la línea telefónica, pero después de solo un mes de hablar en línea, Jeremy se ofreció a pagar la factura de mi teléfono para que pudiéramos seguir hablando”, contó Shakeela según relata The Mirror.

No sabemos si fue ese detalle, pero el caso es que Shakeela abandonó a su familia en DeKalb, Illinois y se mudó a 800 millas de distancia para encontrarse con el hombre con el que estaba hablando y apenas conocía.

“Nunca usamos FaceTime o Skype, todo fueron llamadas telefónicas, mensajes de texto y las fotos que nos enviamos. Teníamos intereses comunes, como la música. No enviábamos canciones y era bonito compartir eso. La verdad es que los dos estábamos listos para compartir algo especial. Nos dijimos que nos amábamos en la primera semana de conocernos, los dos sentíamos lo mismo“, recuerda la pareja para el mencionado medio.

Él le prometió que la cuidaría y que le daría una vida juntos, incluso hablaron de niños y de cómo los llamarían.

Sin pensarlo mucho, Shakeela empacó rápidamente sus pertenencias para dejar a su familia en DeKalb, Illinois, para empezar una nueva vida con Jeremy en Montgomery, Alabama.

La chica no le dijo nada a sus padres porque sabía que intentarían convencerla de que no lo hiciera. Podría haber sido una locura, que él fuera un asesino en serie o un hombre abusivo. Por suerte para Shakeela, todo salió bien.

A día de hoy son una pareja feliz y enamorada. Uno de esos casos de personas que se conocen en línea, conectan y saben que será para siempre.