Mató a su ex, le abrió el cráneo con una sierra y cocinó su cerebro. Luego se lo comió

El hombre está acusado de canibalismo pero se librará de la pena de muerte. En el pasado, también mató a la que era novia y baleó a sus propias mamá y hermana

Joseph Oberhansley, de 38 años, está acusado de matar a puñaladas a su exnovia en Jeffersonville, Indiana. Tras el presunto asesinato, el hombre habría cocinado partes del cuerpo de Tammy Jo Blanton, de 46 años, para comérselo. El acusado negó ser el autor de un crimen del que culpó a “dos hombres negros” y que él no podría haber usado “un cuchillo pequeño y barato”.

Además de cocinar “una parte del cerebro” Blanton, Oberhansley habría hecho lo mismo con partes de su corazón y pulmón. Después se habría comido todo lo cocinado, según revelaron los fiscales en una audiencia reciente.

El crimen tuvo lugar en septiembre de 2014. Los compañeros de trabajo de Blanton dieron la voz de alarma a las autoridades ya que le mujer no se había presentado en su puesto. Cuando la policía llegó a casa de Blanton, Obershansley abrió la puerta, a pesar de que hacía un mes desde que se había roto la relación entre él y su presunta víctima.

La policía encontró el cuerpo de ella en el baño dentro de una tienda de acampada. Del cuerpo habían extraído partes del cráneo, corazón y pulmones. Más tarde, hallaron un plato “con lo que parecía ser un hueso del cráneo y sangre”. En el contenedor de basura había una sartén, unas pinzas manchadas de sangre y tejidos. La policía dijo que el hombre, que ahora insiste en su inocencia, confesó los crímenes después de ser arrestado.

La autopsia reveló que múltiples puñaladas habían acabado con la vida de Blanton. Por su parte, los registros de la corte recogen que Oberhansley habría utilizado una sierra de calar eléctica para abrir el cráneo de Blalton y manipular su cerebro.

El acusado dijo a la prensa que los asesinos habían sido dos intrusos de color y aseguró que su ex estaba “drogándose, emborrachándose y enviando mensajes a un montón de basura”.

Los propios abogados de Oberhansley rogaron a su cliente que se mantuviera en silencio ante el juez pero él ignoró la petición y afirmó que las acusaciones “eran una tontería”. Tras un acuerdo entre la defensa y la acusación, Joseph no se enfrentará a la pena de muerte. Si tras el juicio -que comienza el 19 de agosto- es declarado culpable, el hombre tendrá que pasar entre rejas el resto de su vida.

Antecedentes del acusado

Cuando ocurrireon los hechos, el acusado se encontraba en libertad condicional por asesinato. En 1998, el hombre habría matado también a la que era su novia entonces (Sabrina Elder, de 17 años) mientras estaba bajo los efectos de la metanfetamina. También disparó a su madre en la espalda y a su hermana en la cabeza.

Oberhansley fue juzgado después de recibir tratamiento en un hospital psiquiátrico.


Alarmantes videos muestran desagradables insectos invadiendo Las Vegas. ¡Son millones!

El narco intentó balear a este mexicano. Aún así, Trump le niega el asilo

EEUU frena las solicitudes de asilo desde esta ciudad mexicana