¿Qué dieta debo seguir para evitar el estreñimiento crónico?

La fibra, el líquido y las frutas son indispensables para acabar con el estreñimiento
¿Qué dieta debo seguir para evitar el estreñimiento crónico?
Foto: Shutterstock

La dificultad para evacuar, llamada estreñimiento, puede causarnos desde pesadez o pérdida de apetito hasta hemorroides. Esta es una condición que afecta al menos a un 10% de la población mundial y no tiene límite de edad, pues los niños y adultos lo padecen por igual.

Para mejorar los síntomas y la salud gastrointestinal, lo recomendable es ajustar la dieta para que el proceso de digestión sea más sencillo. Por ello es necesario que conozcas los principales alimentos que permiten regular la evacuación.

Dieta para personas con estreñimiento crónico

Consumir más fibra: esto permitirá aumentar el peso y la consistencia de los desechos intestinales y facilitará la evacuación. La fibra puede conseguirse en los vegetales, y los cereales integrales (que pueden ser también pasta o pan), y los frutos secos.

Se recomienda consumir entre 30 y 35 gramos de fibra al día.

Aumentar la ingesta de líquido: el mayor y mejor remedio para el estreñimiento crónico es el incremento de líquido en la dieta. La hidratación mejora el movimiento de las heces dentro del intestino, permitiendo evacuaciones continuas. Lo más apropiado es consumir agua, infusiones o jugos naturales, al menos dos litros por día.

Foto: Freepik

Merendar con frutas: en esta hora del día que preferimos un postre, escoger una fruta puede significar el cambio clave para el intestino. Las frutas son una gran fuente de fibra que disminuye el estreñimiento. Es ideal comerlas tres veces al día y preferiblemente dejarles la piel. Mantener la grasa: en cualquier dieta es necesario mantener ciertos niveles de grasa porque sirven de lubricante para los desechos intestinales. Para mantener una dieta saludable, pueden usarse aceites de oliva o de canola.

Cambiar la alimentación proporciona cambios inmediatos en las personas con estreñimiento. Si la dificultad para evacuar es frecuente y no varía con la alimentación, consulta a tu médico.