Gastó su herencia de $500 millones en atacar a migrantes: “Se reproducen como hámsteres”

Cordelia Scaife May consideró que extranjeros estaban "invadiendo EEUU desde todos los frentes". Un discruso que precede al del presidente Donald Trump y al del autor de la masacre de El Paso
Gastó su herencia de $500 millones en atacar a migrantes: “Se reproducen como hámsteres”
La fortuna de la multimillonaria ayudó a crear el moderno movimiento antiinmigrante.
Foto: John Moore/Getty Images

Los ataques del presidente Donald Trump a la inmigración y su discurso racista están ahora de actuatualidad, pero no son nada nuevo. La multimillonaria Cordelia Scaife May fue, según The New Yotrk Times, la primera mecenas del movimiento antiinmigrante en Estados Unidos.

May ya nació rica en el seno de una familia que vivía a las afueras de Pittsburgh (Pennsylvania). Pero cuando quedó viuda y sin hijos heredó del banquero y empresario industrial Mellon una fortuna de 500 millones de dólares.

Con ese dinero la mujer ayudó a crear lo que se consolidaría como los modernos movimientos en contra de extranjeros que, según su ideología, estaban “invadiendo EEUU desde todos los frentes” y “se reproducían como hámsteres”. La multimillonaria financió la fundación y las operaciones de los tres grupos “restriccionistas” más grandes del país: la Federación para la Reforma de la Inmigración Estadounidense, NumbersUSA y el Centro de Estudios Migratorios. May también estuvo implicada en la constitución de algunos grupúsculos que han coqueteado incluso con el supremacismo blanco.

A día de hoy, 14 años después de su muerte, su fundación Colcom la ha sobrevivido. El dinero de May continúa circulando en una red de grupos que estuvieron décadas avivando las políticas que hoy abandera el presidente Trump: militarización de la frontera, límites a la migración legal, priorizar habilidades en lugar de lazos familiares y reducir el acceso a beneficios públicos para migrantes.

The New York Times ha considerado la historia de Cordelia Scaife May como la chispa que encendió la llama del rechazo a la inmigración. Lo hizo con un discurso que no suena muy lejano. Criminalizó a los extranjeros y exageró la dependencia de estos a las ayudas públicas. Acusaciones, todas ellas, que han formado parte del relato del presidente Donald Trump y que instaron al autor de la masacre de El Paso a hablar de “invasión hispana” y a abrir fuego en el Walmart contra una multitud de “mexicanos”.


Trump planea permitir a empresas contratar y despedir en función de creencias religiosas

Derrota legal de Trump frente a menores migrantes no acompañados

Malas noticias de Fox para Trump tras las masacres en El Paso y Dayton