Liberan a integrante de “Guerreros Unidos”, implicado en el caso Ayotzinapa

La desaparición de los normalistas se registró en septiembre de 2015

Liberan a integrante de “Guerreros Unidos”, implicado en el caso Ayotzinapa
Los estudiantes de una escuela normal desaparecieron en septiembre de 2014. (Aurelia Ventura/La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

MÉXICO – A casi cinco años de la desaparición de los 43 estudiantes de la normal de Ayotzinapa, en un juez ordenó la liberación de Gildardo López Astudillo, alias “El Gil”, uno de los líderes de Guerreros Unidos vinculados al caso Ayotzinapa (también conocido como el caso Iguala).

Fue el pasado sábado que “El Gil” salió del reclusorio Oriente, ubicado en la Ciudad de México, a donde fue trasladado desde febrero pasado.

“El Gil” fue capturado el 16 de septiembre de 2015, y aunque se encontraba en un penal federal, en febrero de este año fue trasladado al Reclusorio Oriente de la Ciudad de México.

Fue el pasado viernes, el subsecretario de Derechos Humanos y presidente de la Comisión Ayotzinapa, Alejandro Encinas, alertó que “uno de los principales perpetradores” de los hechos ocurridos en Iguala, Guerrero, podría quedar libre.

En el pasado, la desaparecida  Procuraduría General de la República (PGR) presumió la captura de 128 implicados en la desaparición de los estudiantes, sin embargo, a prácticamente 5 años de los hechos más de 40 de ellos ya quedaron en libertad.

La mayoría de las absoluciones se han generado como consecuencia de cuatro amparos otorgados en junio del año pasado por el Primer Tribunal Colegiado en Reynosa, Tamaulipas, a inculpados en el caso.

En dichos amparos ordenaron la creación de una Comisión para la Investigación de la Verdad y la Justicia pero también consideraron que los inculpados habían sido torturados, por lo que sus declaraciones quedaron jurídicamente invalidadas.

Como sus declaraciones eran el único sustento de la investigación oficial, los amparos favorecieron a diversos acusados, como Patricio Reyes, “El Pato”; Felipe Rodríguez, “El Cepillo”; Salvador Reza, “El Wereke”; Agustín García “El Chereje”, y Gildardo López Astudillo.

Las torturas fueron de los principales señalamientos que destacaron los abogados de los detenidos.

Los funcionarios del expresidente Enrique Peña Nieto fueron acusados de detenciones arbitrarias y casos de tortura.

“El Gil” seguía dos procesos penales, uno por delincuencia organizada, del que fue absuelto en junio del año pasado, y otro por secuestro, que es por el que se investiga la desaparición de los estudiantes y por el que había permanecido en prisión hasta este fin de semana.

Quien fuera el líder local de Guerreros Unidos fue detenido después de la presentación del primer informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), el cual rebatió la llamada verdad histórica del caso, que planteaba que los 43 estudiantes fueron incinerados en el basurero de Cocula.

Él fue el primero en declarar que los estudiantes fueron divididos en al menos dos grupos con diferentes destinos, unos entregados a policías de Iguala y otros a policías de Cocula, es decir que no todos fueron asesinados en el basurero de Cocula.

Según el segundo informe del GIEI, López Astudillo no es testigo presencial de los hechos, negó haber participado en los hechos y denunció también haber sido torturado.

La detención de “El Gil” también fue objeto de crítica por parte de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), pues en conferencia de prensa las autoridades informaron que fue capturado en Taxco, Guerrero, pero en la cumplimentación de la orden de aprehensión se indica que la detención se concretó frente a la SEIDO, en la Ciudad de México.

Con información de Agencias