Cuáles son las diferencias entre dolor de espalda mecánico e inflamatorio

El dolor de espalda es uno de los más comunes, pero sus tipos y causas son la clave para eliminarlos de raíz

Cuáles son las diferencias entre dolor de espalda mecánico e inflamatorio
Foto: Shutterstock
Foto: shutterstock

Es común que no vayamos a trabajar debido al dolor de espalda. De hecho, si el dolor es continuo, puede provocar serios problemas de salud.

Un chequeo médico es recomendable cuando el dolor es agudo, y saber distinguir entre los diferentes tipos de dolores es esencial.

Síntomas que producen el dolor de espalda

El dolor de espalda puede convertirse en un tema de salud pública. Una mala postura al sentarse, o levantar objetos muy pesados produce múltiples problemas en la columna vertebral.

Estos son algunos de los síntomas que se presentan:

  • Dolor agudo en la zona lumbar
  • Sensación de estarse quemando
  • Hormigueo constante

Las personas que sufren de dolor de espalda probablemente tengan los siguientes problemas:

  • Problemas musculares
  • Degeneración de discos
  • Estenosis lumbar
  • Hernia de disco lumbar
  • Osteoartritis

Dolor de espalda mecánico

Este es el dolor más frecuente que sufren muchas personas. Aparece a cualquier edad, ya sea en la infancia o en la vida adulta y se caracteriza por ser constante, aunque no va acompañado de rigidez matutina.

Las causas para que aparezca este tipo de dolor son: distensión lumbar, hernia discal o desplazamiento del disco, artrosis en la columna, fractura de la columna o alguna deformación congénita. También puede ser causado por la enfermedad discal degenerativa.

Este dolor suele aliviarse descansando, evitando hacer movimientos bruscos y disminuyendo el trabajo físico. Dependiendo de la enfermedad que lo causa, también se calma con medicamentos y analgésicos.

Dolor de espalda inflamatorio

Este dolor es más potente que el mecánico, y una de cada 20 personas lo padece. En muchos casos, surge en la juventud. Su aparición es gradual y puede durar por un tiempo prolongado.

Por otro lado, el descanso o reposo no lo alivia, por lo que será necesario usar analgésicos.

Aunque en estos casos, hacer alguna actividad deportiva o ejercicio físico puede calmar el dolor, es necesario saber escoger la actividad para no agravarlo. Este dolor es producido por las enfermedades autoinmunes.

shutterstock_660953398
Foto: Shutterstock

Estas enfermedades suelen atacar a los tejidos y órganos sanos del propio cuerpo, por lo que en muchos casos, combatiendo la enfermedad se podrá controlar o eliminar este tipo de dolor.

Por este motivo, es necesario asistir a un especialista cuando el dolor se hace insoportable. Solo con un buen diagnóstico podrá tratar bien esta molestia física.