México, en el camino del negocio de la marihuana

El gobierno mexicano se encamina a dar un paso más agresivo: a la legalización de la marihuana para consumo personal y comercial

México, en el camino del negocio de la marihuana
Marihuana
Foto: Getty

MÉXICO – De la comprensión y la empatía hacia niños con cáncer o epilepsia que requieren tratamientos con cannabis, el gobierno mexicano se encamina a dar un paso más agresivo: a la legalización de la marihuana para consumo personal y comercial con miras a competir con California y el mundo en la producción de la planta.

“Podemos ser potencial mundial”, sentenció la senadora Jesusa Rodríguez, en referencia a la calidad de los suelos, el clima y la mano de obra que tiene el campo mexicano, donde se puede cultivar todo el año.

El legislativo mexicano y la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) empujan en los últimos días leyes y reglamentos más a abiertos tanto para garantizar el derecho medicinal, recreativo, productivo y comercial, usos íntimamente relacionados.

En junio de 2017 se regularizó el uso de la cannabis y sus derivados -entre los que se encuentra el ingrediente psicotrópico THC- exclusivamente para fines médicos. A partir de esa fecha, la Secretaría de Salud tenía seis meses para emitir un reglamento, pero no lo hizo. Por ello, tuvo que intervenir la SCJN en un juicio que concluyó la semana antepasada cuando ordenó a la SS trabajar en  las leyes secundarias pendientes.

En las últimas horas la Corte Suprema también ordenó incluir en la constitución de la CDMX la garantía del uso medicinal mientras el Senado trabaja en un dictamen hacia la comercialización y la producción con un argumento lógico: si no se produce aquí, tiene que importarse y así pierden “todos los mexicanos”.

La senadora Rodríguez explicó que la producción local incrementaría la recaudación de impuestos, combatiría la corrupción, el uso de tecnología e innovación en las bases de datos, aumentar el ingreso, fomentar el empleo y tener protección contra el comercio desleal.

“El reto estará en aplicar la tasa de impuestos adecuada para evitar el Mercado negro”, advirtió Demitri Yegolas, director ejecutivo de la Asociación de la Industria de la Marihuana en Arizona en un foro realizado recientemente. Arizona grava 6.6% las medicinas; California y Colorado, con 15% al consumo.

“Los legisladores no han querido liberar la cannabis abiertamente porque no quieren perder popularidad”, advirtió Leopoldo Rivera, integrante del Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas y fundador de la revista cannabis.

Un sondeo realizado en 2018 por el Centro de Estudios Sociológicos en México mostró que la mitad de los mexicanos encuestados se oponía a la legalización de la marihuana y siete de cada 10 reprobaba su uso recreativo. Sin embargo, cuando se les preguntó específicamente por su uso con fines medicinales, casi el 90% dijo que era aceptable.

“Esta percepción se resolvería muy fácilmente si se brinda educación científica sobre el tema”, puntualizó Rivera.

De acuerdo con estudios legislativos la mayoría de los mexicanos desconoce que hay cientos de variedades de cannabis, de las cuales, sólo unas pocas tienen el ingrediente psicoactivo THC; el resto, tiene usos múltiples muy positivos. Para la nutrición, por ejemplo, una cucharada de semillas (hemp) tiene la misma cantidad proteíca de un bistec por lo que es considerado un súper alimento. En otros casos, se utiliza para la construcción o la industrial textil como cáñamo.