California ayudaría a contrarrestar los fuegos en el Amazonas con ambicioso programa

El “Estándar de Bosques Tropicales” que será considerado muy pronto por la Junta de Recursos del Aire, busca compensar al estado y provincias amazónicas para reducir la deforestación
California ayudaría a contrarrestar los fuegos en el Amazonas con ambicioso programa
Una brigada forestal del Ibama formada por indígenas de la etnia Tenhari, participan en la extinción de un incendio, en la reserva indígena de su etnia, situada en el sur del estado de Amazonas (EFE)
Foto: Agencia EFE

Mientras observamos desde California los vastos y peligrosos fuegos que consumen el Amazonas con la sensación de que estamos demasiado lejos para hacer algo, nuestro estado podría tener un rol preponderante en una estrategia para evitar la deforestación de bosques tropicales que contribuye a la emisión de gases de efecto invernadero.

Muchos de estos bosques tropicales se encuentran en el Amazonas, que incluye a nueve países de América del Sur, principalmente Brasil y Perú y la quema se realiza en muchos casos para abrir zonas a la siembra y explotación económica por parte de intereses locales o internacionales.

El 19 de septiembre, la Junta de Recursos del Aire (ARB) del estado de California decidirá si aprueba el Estándar de Bosques Tropicales (TFS). La medida, una culminación de más de 10 años de investigación y planificación de políticas, incentivaría a los estados con bosques tropicales a mantener sus bosques en pie, ayudando a reducir las tasas de deforestación y proporcionando al mismo tiempo apoyo económico a las comunidades que dependen de los bosques.

Niños de la etnia Tenharim juegan en el rio Marmelo al interior de su reserva, el pasado 8 de septiembre, en Humaitá, estado Amazonas (Brasil). (EFE)

En resumen, una decisión en California podría ayudar a reducir las emisiones que causan y aceleran el cambio climático.

“El cambio climático es un tema de urgencia, definitivamente el asunto más importante de nuestra era”, dijo el profesor Chris Field, Director del Instituto Stanford Woods para el Medio Ambiente de la Universidad de Stanford. “No podremos atacar este problema sin resolver el tema de la deforestación o tala en esos bosques. Pero para que esto funcione, hay que aplicar reglas muy bien diseñadas y respetar los derechos de los residentes locales e indígenas”.

Para lograr las profundas reducciones de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) necesarias para evitar un cambio climático peligroso, es imperativo proteger los bosques tropicales húmedos, agregó Field.

Los bosques tropicales pueden ayudar a detener el cambio climático, ya que consumen y transforman la mitad del carbono almacenado en los bosques del mundo.

Durante los últimos diez años, el estado de California ha estado involucrado en buscar la manera de ayudar a los estados y provincias del Amazonas brasileño a continuar sus esfuerzos en reducir la deforestación. Un paso importante en esta dirección, argumentaron expertos, es la posible aprobación de Estándar de Bosques Tropicales (TFS) en California.

¿Cómo ayudará esto?

Utilizando el llamado programa de “compra de créditos de carbono” (cap and trade) para compensar a provincias brasileras por la reducción en la deforestación y emisión de gases de efecto invernadero, que muchas de ellas ya han emprendido con gran éxito pero que han tenido poco apoyo financiero del mundo, con excepción de Noruega, Inglaterra y Alemania, en algunas zonas de Brasil.

En otras palabras, los países ricos y desarrollados del mundo destinan fondos para compensar a esas zonas del planeta donde se asientan los bosques tropicales que son clave para el medio ambiente, siempre y cuando estos cumplan con reglas muy precisas de reducción de gases y, en este caso también, con el respeto a comunidades indígenas de las regiones.

“El trabajo que algunas de estas regiones brasileñas han hecho es muy importante, ya que en pocos años han reducido 7,000 millones de toneladas de gases al reducir la deforestación, sin embargo, sólo un 3% ha sido compensado económicamente para ayudar a que esto sea sostenible”, dijo Daniel Nepstad, director ejecutivo de Earth Innovation Alliance.

Una de las preocupaciones en torno a estos programas de créditos de carbono es el efecto que puedan tener en las comunidades locales e indígenas, que manejan el 35% de los bosques intactos y que estas puedan quedar fuera de los beneficios recibidos por los estados y provincias.

Sin embargo, en el caso de este programa de California, se ha trabajado directamente con estas comunidades para que ayudaran a diseñar el programa.

Francisca Oliveira de Lima, asesora de los líderes indígenas de la provincia brasileña de Acre, dijo en una teleconferencia organizada por Earth Innovation Alliance que su organización está a favor de los estándares de California y que su instituto actúa como intermediario en la conversación entre los líderes indígenas y el gobierno de Acre.

“Aquí tenemos muchos líderes indígenas preparados para llevar esa conversación con la provincia y gracias a los socios internacionales, estamos haciendo ese trabajo”, dijo Olivera telefónicamente desde Brasil. “Los principios diseñados por California ya son aceptados aquí por el gobierno y otros estados los están implementando, para mantener un diálogo con las comunidades indígenas y el gobierno, no para que este haga cosas “por ellos” sino “con ellos”.

En el futuro, el Estándar de Bosques Tropicales o TFS tiene en mente otras zonas para integrarlas a este programa, como el Matto Grosso de Brasil, San Martín, el Amazonas Peruano e incluso zonas de bosques tropicales en México y Costa Rica e Indonesia, entre otras regiones.