Luz verde para empezar a construir parte del muro de Trump en San Diego

Autoridades ceden una franja a la Administración Trump
Luz verde para empezar a construir parte del muro de Trump en San Diego
Se estima que dicho muro cubriría cerca de 70 millas de la frontera. / foto: Manuel Ocaño.
Foto: La Opinión

El Departamento del Interior cedió una franja de tierra a lo largo de la frontera de California con México donde la Administración Trump finalmente podrá empezar a construir el muro que el mandatario prometió en su campaña.

El espacio, de 200 pies de ancho, permitirá a ingenieros militares construir el muro en un tramo de 70 millas a partir del pie de las montañas de Otay, una zona muy cercana a la que el presidente Donald Trump visitó la semana pasada en su tour de recaudación de fondos en California.

De acuerdo con documentos, el secretario del Interior David Bernhardt cedió “la jurisdicción sobre tales tierras al Departamento de Defensa con fines de seguridad fronteriza”.

La autorización del uso de tierras se basa en la declaración del presidente en febrero pasado sobre “una emergencia nacional por crisis humanitaria y de migración en la frontera”.

El secretario Bernhardt decretó que esas tierras, que de otra forma serían preservadas, se entregan porque “se determina que existe una situación de emergencia y que se deben tomar medidas extraordinarias para preservar valores que de otro modo estarían perdidos”.

Ni el Pentágono ni la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) han informado cuándo comenzará la construcción.

Será el primer tramo que se construya efectivamente del muro que prometió el presidente Trump desde que el 25 de enero de 2017 firmó una orden ejecutiva para comenzar de inmediato los trabajos de construcción.

Trabajos en la frontera

En los últimos dos años y medio, fueron sustituidas las bardas a lo largo de 14 millas en la frontera de San Diego; además de dos millas en Calexico, y se instalaron barreras tipo diques en varios puntos de la frontera del estado de Texas.

Todos esos trabajos que acordó el Congreso, fueron presupuestados durante la presidencia del exmandatario Barack Obama.

El presidente Trump se equivocó en por lo menos tres ocasiones al asegurar que las sustituciones de la barda —que en realidad eran trabajos de mantenimiento— eran construcciones del muro que prometió, el que supuestamemte pagaría México, según su promesa.

Por ejemplo, el 28 de marzo del 2018, el presidente subió a su cuenta de Twitter fotografías de la sustitución de dos millas de muro en Calexico y aseguró que se trataba de la construcción que ofreció.

Aunque fue corregido reiteradamente, en octubre la entonces secretaria del Seguridad Interior, Kirstjen Nielsen, develó una placa que dice que ese tramo era una nueva sección del muro del presidente Donald Trump en Calexico.